Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers   -   Sección:   Opinión

Las lecciones católicas de Boehner

A veces lo que no se dice tiene más valor que lo que se dice
E. J. Dionne
lunes, 23 de mayo de 2011, 07:04 h (CET)
WASHINGTON - Es probable que no haya tenido noticia de la polémica en torno al reciente discurso de promoción en la Universidad Católica pronunciado por el presidente de la Cámara de representantes John Boehner. Hay muchos motivos para esto, pero uno de ellos es que los críticos de Boehner fueron educados y corteses. Los medios de comunicación, se conoce, no cubren la noticia si usted es educado y cortés. Son los mismos medios que con regularidad critican la falta de educación y la división en política.

Y la noticia parte de la narrativa de estereotipos que a los medios les gusta imponer a los cristianos en general y a los católicos en particular. Si el titular es "Católicos Conservadores Denuncian a Políticos de Izquierdas por el Aborto", todos los tópicos están ahí. Pero cuando el titular es "Progresistas Católicos Desafían a Político Conservador por la Justicia Social", esto por alguna razón es nuevo y complejo. Es mucho más fácil redactar la enésima noticia de la semana sobre Newt Gingrich.

Ah sí, y también está el problema de esos obispos que apenas murmuran cuando un político conservador abandona las enseñanzas de la iglesia en materia de justicia social pero piensan que hasta la desviación más leve en materia del aborto es suficiente para expulsar de un campus católico a una figura pública. Como resultado, se alimenta la distorsionada narrativa mediática en torno a lo que cree la iglesia.

He aquí los precedentes: Este curso, la Universidad Católica invitó a Boehner a pronunciar el discurso de la ceremonia de promoción el 14 de mayo, y no tiene nada de raro. Boehner es católico, y a las universidades les gusta que los famosos pronuncien tales discursos. Notre Dame se enorgulleció igualmente el año 2009 cuando cometió el tropiezo de invitar al Presidente Obama como orador del discurso de promoción.

Pero un grupo de académicos católicos, incluyendo ciertos líderes miembros del claustro de la Universidad Católica, decidieron que la visita de Boehner sería un momento idóneo para recordarle a él y a todos los demás las claras instrucciones del catolicismo acerca de nuestro deber para con los pobres y la responsabilidad del estado de promover la justicia social.

Los manifestantes antiabortistas de Notre Dame gritaron a pleno pulmón contra la Universidad e insistieron en que el Presidente no debería haber tenido ni oportunidad de hablar en una institución católica. Los críticos de Boehner, en acusado contraste, fueron respetuosos y nunca dijeron que él no pintara nada allí. El párrafo de introducción de su carta da la bienvenida al presidente de la Cámara -- y también sirve de codazo nada sutil a los activistas de Notre Dame y a los obispos que les apoyaron.

"Le felicitamos con motivo de su discurso de licenciatura ante la Universidad Católica de América", escriben. "Es bueno que las universidades católicas reciban e intercambien las ideas de destacadas figuras públicas, hasta con los católicos que como usted no reconocen (por falta de conocimiento o disidencia) facetas importantes de la doctrina católica".

El resto de la misiva era dura. "Desde los apóstoles hasta el presente", escriben los catedráticos, "el Magisterio de la Iglesia ha insistido en que los poderosos están moralmente obligados para con las necesidades de los pobres". Añaden: "Sus antecedentes en el apoyo a la legislación que aborda las necesidades desesperadas de los pobres se encuentran entre los peores del Congreso".

La misiva condena expresamente los presupuestos Ryan ya tramitados por la Cámara, aduciendo que "evisceran mecanismos establecidos de protección de los miembros más vulnerables de la sociedad". Cita las fuertes críticas al plan Republicano vertidas por la Conferencia Episcopal Católica Estadounidense: "Un marco justo de futuros presupuestos no puede depender de recortes desproporcionados en servicios esenciales destinados a los pobres", escriben los obispos. Oportunamente, los académicos católicos decían que los presupuestos tenían "implicaciones contrarias a la vida", incluyendo los recortes que hacen a programas de mujeres, bebés y niños.

Por sus esfuerzos, los docentes no recibieron nada comparable a la avalancha de atención liberada por los manifestantes anti-Obama mucho más enardecidos de Notre Dame. En cuanto a Boehner, su discurso se desarrolló de forma pacífica. Ofreció una charla apolítica y templada acerca del poder de "la humildad, la paciencia y la fe", rematada con referencias a la Santísima Virgen, el Ave María y el intrépido entrenador católico que tuvo en el instituto el presidente de la Cámara.

Era perfectamente lógico que Boehner pronunciara su discurso en la Universidad Católica, igual que fue adecuado que Obama se dirigiera a los licenciados de Notre Dame. ¿Qué debemos de aprender entonces?

Obispos y derechistas deberían dejar de tratar de alejar a los oradores de los campus católicos. La confianza en la verdad de las enseñanzas de la iglesia debería de hacer a las instituciones más abiertas, no menos, al diálogo y el intercambio.

Los medios deberían de destacar que el catolicismo tiene mucho que decir, no sólo en materia del aborto sino también en materia de justicia y compasión. Y los docentes católicos podrían obligar a los periodistas a considerar si realmente no castigan la educación que de forma rutinaria y generosa elogian.

Noticias relacionadas

¿Qué puedo hacer yo?

Hasta hoy, el siglo XXI ha sido una sangría inquietantemente evolutiva de Derechos humanos. Dejemos las lamentaciones para iniciar las reparaciones

Okupas, terrorismo y protocolo

“Hay algunos tan obsesionados por la prudencia que, a trueque de evitar cualquier error minúsculo, hacen de toda su vida un error” A. Graf

Degeneración frente a regeneración

Aquellos polvos trajeron estos lodos y no va a ser fácil que la corriente se lleve toda esa ‘porquería’ social y política

Yihadismo que no cesa

Parece que estamos entrando en una nueva etapa de la historia europea

Muchas personas mayores, pero pocas personas sabias

Sólo la actitud que se tiene al ir entrando en años define cuanta plenitud de vida posee una persona de edad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris