Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Disyuntiva   -   Sección:   Opinión

Zumbido de conexiones

La sustancia de cada ser humano es de un dinamismo permanente y dichas dinámicas vienen marcadas por una enormecantidad de CONEXIONES
Rafael Pérez Ortolá
domingo, 22 de mayo de 2011, 02:01 h (CET)
Descontentos con el sistema estamos casi todos. Bancos, políticos, listas cerradas, subvenciones, sueldos,paro, hipotecas; constituyen las primeras piezas de esa coyuntura de la disconformidad.

Sin embargo, también abundan quienes no se interesan por lo que supone una implicación social efectiva, como si las soluciones debieran generarse desde los centros de gestión al margen dela ciudadanía. Qué más quieren los beneficiados del sistema.

La sustancia de cada ser humano es de un dinamismo permanente. Dichas dinámicas vienen marcadas por una enorme cantidad de CONEXIONES entre los diferentes individuos, pero también con elacceso simultáneo de factores externos, sobre todo procedentes de los ambientespotentes. En esa retícula, cada humano es uno de los nudos (Actor-red, actoresen esa red). En cada nudo confluyen varios hilos, pero ese “yo” en particulares único, insustituible, pese al conjunto de tantas influencias; allí surgenpensamientos y expresiones con afán de autonomía. Queda por deslindar lapotencia de cada contacto y la fuerza originada en cada núcleo.

La contrapartida también sedesarrolla, las ideas emergen desde cada persona, para diseminarse por la red; pasan a involucrarse en el acervo común de las comunicaciones, directamente conpalabras, a base de gestos o reflejadas en actuaciones concretas. El lenguaje empleado no siempre es verbal. Cual efecto mariposa, las señales emitidas por el intelecto de cada persona, se enlazan con el conjunto de ellas yacirculantes por la red. ¿Cuáles serán sus efectos finales? Conforman una especie de atmósfera envolvente, cargada de matices, constituye la NOOSFERA; término acuñado por Teilhard de Chardin. Un fondo tan directamente relacionado con laspersonas, permanece expuesto a las orientaciones más controvertidas; con elriesgo de un descalabro progresivo en cuanto a su contenido, pero también conla vertiente prometedora inclinada hacia los influjos satisfactorios. El cultivo de semejantes circunstancias se transforma en una de las delicadas funciones en la que estaremos implicados, lo queramos o no. ¿Cuál será nuestra inclinación?

Ese FONDO COMÚN de las mentes esun acompañante asiduo; transmite y recoge los mensajes desde muy diferentes características. Quizá no aprendamos nunca, que la chispa del “yo” tan cacareado, sólo refulge con la adaptación y conexión a su realidad, quepermanece inmersa en unas profundidades alejadas de su dominio; es el sino deuna adaptación inacabada. Otra versión similar, pero contrapuesta, surge de latan manida “colectividad”; sin la chispa mencionada del factor individual, sin las personas concretas, pierde su pretendido sentido. Los disconformes con elsistema de gobierno, ¿Cómo nos implicamos en su funcionamiento real?

El chispazo personal deriva porunos derroteros determinados, reflejados en 4 actitudes habituales:

1. La que tergiversa las esenciashumanas, agrava los enfrentamientos diarios y, de forma perversa, vacía de respuestas constructivas a la noosfera. ¿Cómo van a ser inteligentes si sedesvían de sus esencias?.

2. Con la aplicación suficiente,se puede ser creativo, para una superación de las contradicciones.

3. También es posible el recursoa la banalización, a la mera frivolidad inconsecuente y sin fondo.

4. Queda la posición pasiva dequienes se limitan al archivo de las sucesivas actitudes de la vida, con muy poca implicación por su parte en el desarrollo de las mismas.

Un complejo entramado deconceptos y matices. Nadie podrá alardear de su dominio, esa es su grandeza, nose deja raptar, ni tampoco utilizar, por los poderosos. En nuestros acercamientos a esos mundos subconscientes, aunque estemos sometidos alimitaciones, disponemos de una cierta autonomía, aunque alejada de lascertezas, pero con capacidad de generar influencias.

En cada intervención se nosplantean OPORTUNIDADES, serán atractivas o repelentes según accionemos lapalanca de las decisiones personales. A título descriptivo, veamos algunas delas disyuntivas:

A. Exclusión/Inclusión.¿Asumimos la pluralidad simultánea de conexiones? ¿Nos aislamos?

B. Participación/Marginación. ¿Propia o ajena? ¿En qué dirección bogamos?

C. Consciente/Subconsciente.Mucho queda por calibrar de los componentes subyacentes. Se mezclan lasintuiciones con los signos aparentes en esta tarea fascinante de difícilequilibrio.

D. Determinismo/Autonomía.Según se mire. Hay dias en los que pasa varias veces la apisonadora. Los haymás propicios a ofrecernos campos despejados para las iniciativas.

E. Respeto/Desdén. ¿Serespetan las cualidades de cada núcleo?

F. Palabras/Sentido. Hansido numerosos los poetas que abogaron por la recuperación del sentido pristinode las palabras. Es verdad que podemos emplearlas maliciando su significado; deesa guisa contribuiríamos a la incomunicación, al despropósito viviente. Porej.: “Democracia”, “Populismo”.

G. Disgregación/Comunión.La primera representa una fuerte propensión a los abusos y la segunda a la colaboración comunitaria. No obstante, hay aspectos de las personas querequieren un trato por separado y la exageración comunitaria resulta frustrante.

Las disyuntivas existenciales nocesan, las variables se disparan hacia el infinito. Uno no puede permanecer almargen. Quizá pueda resumir así el reto:

SERESCONECTADOS
Con los males tropiezo estupefacto,

debido a su tozudez me resiento;

pero esa carga estimula mi aliento,

motivo por el que persigo un pacto,

es la forma de construir un gran arco

tenso, que parta desde el sentimiento

fiel para frenar el sufrimiento.

Esa misión exige tino y tacto.

Hacia ese fondo común de las mentes

echaremos las semillas prudentes

para estímulo de impulsos latentes.

Tarea genial para todas las gentes,

enturbiada por duendes displicentes,

pero activada confuerzas crecientes.

Noticias relacionadas

Erradicar el virus

“Ni hierba en el trigo ni sospecha en el amigo” Autor Desconocid

Dinamitar para perseverar

“Muchísimo cuidado con quién pacta el PSOE, que los que han fusilado nacionalistas en la historia de este país, nos han fusilado a los progresistas también”

Más de 700 artículos

Escribir es un puro disfrute para la mente

Cuando los golpistas hablan de golpe de Estado

“¡Ahí está el detalle! Que no es ni lo uno ni lo otro sino todo lo contrario” Mario Moreno “Cantinflas”

Mayor toma de conciencia

Hay que educar para el respeto. Solo así podremos convivir
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris