Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Con la mosca tras la oreja: ¡ojito!

Crecen las sospechas sobre “Democraciarealya” como instrumento del PSOE
Ángel Ruiz Cediel
@angelruizcediel
viernes, 20 de mayo de 2011, 06:56 h (CET)
Confieso que me he visto gratamente sorprendido por la aparentemente espontánea movilización de los indignados de la sociedad contra la infame casta política que arteramente nos maneja y manipula en su beneficio exclusivo desde el arribo de la democracia, habiendo convertido a España en un cortijo particular en el que los ciudadanos no son sino esclavos de sus caprichos. Sí; me ha emocionado grandemente esta iniciativa de los ciudadanos de a pie que bien pudiera representar, primero, la imprescindible regeneración moral del España, absolutamente destruida y ninguneada por el PSOE, la cual podría ser a su vez el pie necesario de apoyo para la regeneración política y social de nuestro país y sus Instituciones. Sin embargo, cada vez más voces señalan a este movimiento no como una acción espontánea, sino como un artificio del PSOE para canalizar los descontentos (que ellos mismos han producido) en su favor político, y a la vez como un embrión de dificultades artificiosa y torticeramente producidas para dificultarle la posible gobernabilidad de España al PP, quien previsiblemente se alzará con el poder ante una más que cantada debacle del PSOE.

Uno, que prefiere pensar en positivo, quiere imaginar que no, que esto es una conspiranoia de quienes quieren ver lo que no hay; pero se debe admitir que algunas de las informaciones de respaldo de estas acusaciones son, cuando menos, sospechosas de tener visos de ser una realidad. Hace apenas una semana publiqué un artículo que se titulaba “Tierra quemada”, en el que dibujaba el panorama que a mi juicio el PP heredaría del PSOE si ganaba las elecciones, especialmente en el ámbito social, y esto a veces da la impresión de apuntar en esa dirección. Algo nada descabellado si consideramos al Largo Caballero de la actualidad, el stalinista, siniestro y retorcido Rubalcaba, a quien negras maniobras de este calado se le ajustan perfectamente a su personalidad macabra. Por otra parte, queda demostrado que el PSOE, cuando no ha ocupado el poder, ha intrigado siempre con cualquier medio a su alcance para hacerse con él o para hacer ingobernable el país, y esto ha sido así desde su creación, ya con la Revolución de Asturias contra la República, ya con los fontaneros de la Moncloa de los gobiernos de UCD, o ya con los nunca aclarados del todo 23F y 11M que aún abrasan las sospechas de buena parte de la población en edad de pensar por sí mismos y tener cierta memoria, ambos actos previos a la toma del poder por los socialistas. Esto, por el tufillo que va despertando con el paso de los días, pudiera ser que tenga algo más que una sombra socialista planeando sobre ella, y que la mucha gente de buena fe que engrosa estos movimientos sociales aparentemente espontáneos estén siendo utilizados para fines que, probablemente, ignoran. Tal vez –sólo tal vez-, haya una mano negra (con rosa) que esté meciendo esta cuna.

Uno, claro, quiere pensar que no, y en el no me mantengo, aunque muy atento a cómo se desarrollan los acontecimientos. El movimiento ciudadano cuenta con mi total simpatía siempre que se mantenga distante del PSOE, principal creador de casi todos nuestros males como país; pero si con el transcurso de los días se mueve en la dirección de estos intrigantes y se ahondan las sospechas –tanto más si se obtienen pruebas contundentes de ser una creación stalinista de Rubalcaba- de ser un instrumento de engaño, me tendrán como adversario, que puede ser que sea pequeño o despreciable, pero que no conviene olvidar que fuimos los aparentemente pequeños y despreciables los que socavamos al Régimen de cuando entonces y los que hemos segado la hierba bajo los pies del PSOE para que se diera la morrada. Seré, junto con muchos otros pequeños, un desenmascarador de esta maniobra, si es que tal llegara a ser.

Mientras tanto, y así no haya pruebas que demuestren su pertenencia al PSOE, estos movimientos cuentan con mi total apoyo, pues que se identifican en muy buena medida con mis propias aspiraciones de que hay que regenerar España y enderezar lo que está torcido, comenzando por poner firmes a la clase política y terminar expeditamente con la corrupción y la golfería bancaria y financiera, abriendo de par en par las puertas del futuro y el trabajo a todos los españoles sin excepción y reconociéndolos nuevamente los derechos que les fueron sisados con trampas y sindicatos vendidos al poder.

Sin embargo, y pese a todo, estaremos muy atentos a su evolución porque hay razones para tener la mosca tras de la oreja. ¡Ojito con desviarse!, que como ellos mismos dicen, aquí tontos ya no quedan y no nos chupamos el dedo. ¿Regenerar España?..., ¡sus y a ellos! ¿Alisar el camino al regreso socialista haciendo ingobernable España?...: ¡ni locos! ¡Ojito! Ojito, sí, porque estamos vigilando su pureza y mala cosa sería que intentan colárnosla.

Noticias relacionadas

El olvidado crimen de lesa patria

Entre el PP y JxSí están haciendo de este país un total desastre

El progreso de estos tiempos

18/10/2017 00:00:23

¿De qué depende la auténtica calidad de vida en la vejez?

La esperanza de que las cosas podrían mejorar alguna vez, va esfumándose sobre todo entre los jóvenes

El buen pastor

Una persona si no es guiada por el Buen Pastor está expuesta a ser absorbida por un extremismo ideológico

Puigdemont no cede

La carta de Puigdemont a Rajoy es más de lo mismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris