Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Televisión y Medios

Etiquetas:   Crítica de televisión   -   Sección:   Televisión y Medios

Parlamento

Javier Esparza
Redacción
sábado, 2 de abril de 2005, 22:27 h (CET)
Parlamento' es ese programa que La 2 dedica, en la matinal del sábado, a la vida de las Cortes. No es un buen programa; no lo ha sido nunca. Porque parece elaborado para complacer a los grupos políticos y no para ofrecer materiales divulgativos o informativos al público, cual debería ser su función. 'Parlamento' prestaría un buen servicio a la vida pública si adoptara por misión el contarnos qué hacen esas damas y caballeros a los que todos votamos (y pagamos) para que estén ahí; eso nos permitiría examinarlos en una especie de evaluación continua. Pero si todo consiste en ofrecer a sus señorías una tribuna suplementaria para exhibir las virtudes que sin duda les adornan, entonces el programa pierde todo interés. En otros términos: en 'Parlamento' debería mandar TVE, no el Parlamento.

Un ejemplo del exceso de oficialismo que aqueja al programa es el mecanismo de selección de quienes entran en debate ante la amable moderadora del espacio. A las voces de esos debates no se las selecciona en función del número de ciudadanos al que representan, sino según el criterio de que exista grupo parlamentario, por exiguo que sea. El resultado es llamativo: en los debates, un grupo que representa a medio millón de personas tiene exactamente el mismo peso que un grupo con once millones de votos. Consecuencia perversa: cuatro grupos que, juntos, no superan los cinco millones de votos, pongamos por caso, tienen cuádruple peso que un grupo que les dobla en votos. Así, por ejemplo, quien viera el debate de 'Parlamento' sobre el Plan Ibarretxe llegaría a la conclusión de que toda la Cámara está de acuerdo con él, excepto dos grupos. Dos grupos que, sin embargo, representan a la inmensa mayoría de los ciudadanos.

En esos debates, 20 millones de ciudadanos quedan sistemáticamente en minoría ante otros de diverso grado y origen cuyo número de votos es muy inferior, pero que, al disponer de grupo parlamentario propio, son beneficiados con un portavoz específico. Parece obvio que 'Parlamento' debería introducir algún mecanismo corrector.

Noticias relacionadas

La serie 'Looser', de Soy Una Pringada se convierte en el mejor estreno de Flooxer

Está escrita, dirigida y protagonizada por Esty Quesada

Telefónica integrará Netflix en sus plataformas de vídeo y TV en todo el mundo

La implementación del mismo variará dependiendo de cada mercado

El creador de 'Los Simpsons' prepara una serie de animación para Netflix

Estreno el 17 de agosto

Eurosport emite por primera vez Roland Garros en UHD

Lanza un canal en Ultra Alta Definición el día 27 de mayo

Disney Channel presenta 'Zombies', su nueva película original

Los coreógrafos de Teen beach movie vuelven a unirse para un nuevo musical
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris