Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers   -   Sección:   Opinión

El discriminador presidencial

Cierta gente está convencida de que Mitt Romney no es válido para ser presidente
Ruth Marcus
jueves, 19 de mayo de 2011, 07:05 h (CET)
WASHINGTON - Cierta gente está convencida de que Mitt Romney no es válido para ser presidente porque la reforma sanitaria que implantó siendo gobernador de Massachusetts incluía la obligatoriedad de contratar un seguro.

Yo estoy convencida de que Romney no es válido para ser presidente porque utilizó una presentación en PowerPoint para defender la reforma.

América no necesita un presidente de PowerPoint.

Permítame ser más clara: Un presidente de PowerPoint sería malo para América.

Mi postura anti-PowerPoint es independiente y antipiquetera. Redacté mi primer discurso monótono contra el omnipresente programa allá por 2005, cuando Romney todavía era un Republicano moderado y a PowerPoint se le complicaban las cosas como factor potencial del desastre del transbordador en 2003. En el frente tecnológico, vengo de una era de proyectores en el techo y apoyo audiovisual. Adoro una jugosa hoja de cálculo Excel.

Simplemente detesto PowerPoint. Soportar una presentación en PowerPoint pocas veces es informativo y nunca es eficaz. Los inevitables gráficos cursis - ¿por qué pensar en un problema difícil cuando puedes pasar el rato comparando ilustraciones o experimentando con el tipo de fuente? - añaden un botón de insulto a la herida de tener que soportarlo.

Y a propósito de esos botones: para organizar ideas están bien. Son un mecanismo estupendo para explicar o debatir un tema difícil.

El politólogo de la Universidad de Yale Edward Tufte, en un artículo en la revista Wired en 2003, "PowerPoint es el mal", comparaba el PowerPoint con una receta médica "que induce a la estupidez, hace soporífero al más pintado y degrada la calidad y la credibilidad de la comunicación".

Prueba A: la presentación de la reforma sanitaria de Romney (http://bit.ly/jCGRbU). Primera diapositiva - "El experimento de América: ¿el estado o la población?" -- podría ser una parodia en PowerPoint. Reduce el estatuto nacional a un conjunto de entradas. En caso de que crea que exagero, allá va:

"-- El pueblo es soberano

"-- Libertad para elegir a los representantes

"-- Libertad para elegir empleo, funciones"

Acompañado con una ilustración de una pluma de ave sobre la versión en pergamino de la Constitución.

Es difícil plasmar lo imbécil del gráfico en palabras, pero aquí viene la diapositiva que pretende mostrar los objetivos distintos del "Obamacare" y del "Mass-Care", sanidad colectiva. Bajo el primer apartado: "Socialización de la sanidad". Bajo el segundo: "Ayudar a la gente a tener y conservar la cobertura". Bueno, ya está claro, ¿eh?

Es la vida imitando a la sátira. Hace unos años, el genio de la informática Peter Norvig plasmó el discurso de Lincoln en Gettysburg en PowerPoint (http://bit.ly/j3xGuZ). En 2009, The New Republic hizo una sátira de la política exterior de Romney - "cuatro naciones o grupos rivales de países, representando cuatro estilos de vida distintos" - convirtiéndola en una diapositiva de PowerPoint (http://bit.ly/m09LII). Ahora Romney ha superado a Norvig y al New Republic.

La debilidad de Romney por el PowerPoint reviste dos problemas. Uno es la amenaza de querer utilizarlo para comunicar en campaña o, Dios nos coja confesados, desde el Despacho Oval. Cuando se presentó a gobernador en 2002, Romney infligió una serie de presentaciones en PowerPoint a los votantes de Massachusetts. Saco esto de una diapositiva del plan de educación de Romney (http://bit.ly/ip53sY):

"-- Visión, no presencia

"-- Definición más amplia con información permanente de padres, profesores, estudiantes, directores, administradores y otros expertos

"-- Mi punto de partida: tutores y profesores"

Por favor, ahorrémonos un presidente que utiliza las palabras "permanente" e "información".

Aún más aterradora es la idea de que Romney esté realmente convencido de que el PowerPoint es una herramienta útil para llevar a cabo reuniones y tomar decisiones. Hay, de forma nefasta, ciertas pruebas que sugieren esto: The Boston Globe se hizo con un memorando interno de campaña de Romney en el año 2007 integrado por la friolera de 77 diapositivas en PowerPoint. En una, que enumera la lista potencial de "hombres del saco" que el candidato pudiera presentar al electorado (http://bo.st/kVVy0S), el autor del archivo se había tomado tiempo para ilustrar dos posibles objetivos: Francia y Hillary Clinton. Al parecer "relativismo moral" no tiene dibujo.

Durante una entrevista mantenida el año pasado con el Harvard Business Review, titulada "Hacer que las reuniones sirvan: combatiendo al PowerPoint", el inversor Robert Pozen describía reuniones mantenidas en las que los participantes "simplemente se afanaban durante 20 ó 30 diapositivas de PowerPoint" en "una tremenda pérdida de tiempo".

Tiene razón, pero la pérdida de tiempo es lo de menos. La teoría de la administración pública en PowerPoint amenaza con aplastar los matices inherentes a las decisiones legislativas difíciles. Sustituye a la presentación de ideas serias con verdadero rigor analítico.

Y en serio, gobernador, si usted trata de apelar al ciudadano de a pie, ¿la forma de hacerlo es una presentación en PowerPoint? Tiene que desinstalar ese programa. Sólo es la información permanente de una columnista.

Noticias relacionadas

¿Seguiremos soportando desplantes de la CUP y los separatistas?

¿España no es capaz de acabar, de una vez, con semejantes incordios?

Por un estado de ánimo más armónico

El ser humano tiene que despertar y hacer posible un mundo libre y responsable

Las Ramblas

Sor Consuelo: ¡Divina-mente!

Bella Rusia

Rusia está avanzando y modernizándose, pero le queda una considerable tarea en bastantes aspectos

La tortilla

Cada día surgen a nuestro alrededor –especialmente en los medios- expertos en cocina y en gastronomía
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris