Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

Puestos a comparar…

¿Qué dijo Aznar sobre un tema tan delicado como es todo lo que gira alrededor del mundo del sector inmobiliario para llegar al extremo de no querer allí a los periodistas?
Pascual Mogica
miércoles, 18 de mayo de 2011, 07:20 h (CET)
En un mitón celebrado en Cuenca en apoyo de María Dolores de Cospedal, José María Aznar ha comparado a Zapatero con Chávez y con Castro, por, según ha dicho, “insultar a los españoles” y “negar la evidencia”. Cierto es aquello que dice que ningún jorobado se ve su espalda y que queda muy claro que Aznar no se ve la suya.

Anda muy desmemoriado el ex presidente del Gobierno cuando habla de “negar la evidencia” y de “insultar a los españoles” ya no recuerda cuando se celebraban aquellas manifestaciones, corría el año 2001, en las que participaban cientos de miles de españoles que se mostraban contrarios a la Ley Orgánica de Universidades (LOU) y refiriéndose a las cuales, en un tono claramente despectivo y por tanto insultante, dijo aquellas palabras de que “lo único” que vio, el domingo 2 de marzo de 2001, fue “un lío de mucha gente en la calle” en el que había “mucha gente variada”. A esto hay que añadirle el caso que les hizo a las manifestaciones de millones de españoles que gritaban ¡no a la guerra! y a los cuales despreció olímpicamente. Eso si es “negar la evidencia” y no querer ver y mucho menos escuchar las razones de los ciudadanos.

Evidentemente a Aznar se le puede comparar con cualquier intolerante de los muchos que desgraciadamente hay en el mundo de la política, como muestra voy a señalar tres casos que ponen de manifiesto esa intolerancia de Aznar: 14 de abril de 2005 el ex presidente pronunciaba una conferencia en el Hotel Arts de Barcelona en la que disertó sobre “Liderazgo para nuestro tiempo” en ella repasó sus ocho años en el Gobierno e hizo una valoración “muy positiva” de la labor de su ejecutivo. Aznar no comenzó su charla hasta que todos los periodistas hubieran abandonado, obligados por agentes de seguridad a instancias de Aznar, el salón. Esos periodistas estuvieron cubriendo la información sobre las jornadas organizadas por una consultora, menos en la de Aznar por deseo expreso de este. Por lo visto no quiso que la prensa se hiciera eco de sus palabras diciendo lo “positiva” que fue la labor de su Gobierno. También se puede señalar que el 14 de febrero de 2007 Aznar intervino en un acto público organizado por una periodista norteamericana, propietaria de un restaurante, en los que suelen participar personalidades para someterles a sus preguntas ante el público asistente. Aznar anuló su presencia cuando se enteró de que iban a asistir periodistas españoles por miedo a que le preguntaran sobre la visita de policías españoles a la base de Guantánamo, que se produjo durante su Gobierno. El 14 de noviembre de 2010, la prensa nos daba cuenta de que Aznar expulsó a los periodistas de una conferencia que iba a dar sobre el futuro del sector inmobiliario. Aznar impidió grabar su intervención y, transcurridos 15 minutos, pidió a la organización que invitase a los medios de comunicación a abandonar la sala. La prensa se hizo eco de esta noticia difundida por la Cadena Ser. ¿Qué dijo Aznar sobre un tema tan delicado como es todo lo que gira alrededor del mundo del sector inmobiliario para llegar hasta el extremo de no querer allí a los periodistas?
El ex presidente se permite comparar a Zapatero con Chávez y con Castro, pero… ¿con quién podríamos compararlo a él?

Noticias relacionadas

Trump, los supremacistas y el White Power

¿La condescendencia de Trump con los supremacistas provocará el despertar de las Fraternidades negras?

Africanización importada desde Nigeria a Paraguay

El escándalo generado en Paraguay con la visita de un pastor nigeriano derivaron en una airada reacción de profesionales de la salud y parlamentarios

Juana Rivas, las vacaciones y el Constitucional

No soy jurista y no acepto que el Alto Tribunal argumente, en vacaciones, en las formas y no entre en el caso cuando se trata de un recurso de amparo

Hay que parar los discursos de odio.

Vivimos tiempos repelentes, donde nadie escucha al corazón y el corazón es nuestra gnosis

Del aeropuerto del Prat a Antonio Machado

Todo vale, incluso la tergiversación, contra Catalunya
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris