Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Bromas aparte   -   Sección:   Opinión

Curiosas elecciones

Ezequiel Estebo

miércoles, 23 de febrero de 2005, 00:52 h (CET)
Era previsible y sucedió. No ganó el "No", eso de PP arrejuntado con ERC no parecía probable que se viese en este mundo, y no se vió. Tampoco ganó el sí, por más que el flamante setenta y seis por ciento parezca gritar: ¡victoria, victoria! cual forofo de estadio enardecido cualquiera. Ganó la abstención, que no la abstinencia (por más que en estos días algún contertulio despistado nos dejara claro que no consigue llevar bien lo de pasarse sin beber). La participación más baja de España, y la segunda más baja en toda la historia que se recuerda de Europa, que ya tiene mérito.

Rajoy lo avisó: Hacemos el responsable esfuerzo de pedir el sí y ya mucho es. Y Rajoy ganó. Pidió el sí, advirtiendo de las circunstancias, y salió un desangelado sí de menos de la mitad de los españoles.

Zapatero, en cambio, no lo vió venir, y se la cargó con todo el equipo.
Pidió la participación, pidió el Sí y quiso ser más populista que nadie, más europeísta y más progre que nadie; y salió escaldado. El referendum no tiene más valor que el meramente consultivo, por más que los demagogos de siempre quieran hacer ver sudores por la complicada situación si no salía el voto deseado donde no había más que simple y llana indiferencia. La participación fue tan baja que da hasta vergüenza y al final por querer ser el primero, cosas del progresismo, ahora desearía haberse esperado un poquito más y no darse tanta prisa.

Ahora en las mesas de debate nos aleccionan que en realidad los que no fueron a votar eran los que querían el sí pero les resultaba todo indeferente; pues... tal vez. O no. O tal vez más de uno y de dos no fue a votar por no enemistarse con lo que le pedía su partido. Cada partido haga las lecturas que deba y quiera, porque lo cierto es que batir recórds de abstención no es fácil, la verdad. Y a eso es, si se me permite la observación, a lo que se le debería dar respuesta.

Yo no sé si el PP pedía una cosa con boca grande y otra con la pequeña, nunca he tenido acceso a los círculos privados en los que Aznar hablaba catalán, pero lo que sí sé es que el ochenta y cinco por ciento de los partidos pidieron el sí, y hay casi un diez por cierto de electores que no siguieron las consignas de sus partidos. Un diez por cierto es suficiente para dar vuelcos electorales en unas generales. Como también es cierto que abstenciones tan grandes tratándose de españoles puede tener muchas lecturas: Pasotismo, conformismo, acomodo, indiferencia, desagrado, descontento con los argumentos expuestos, con sus dirigentes... A saber. No seré yo quien dé respuestas a estas preguntas, afortunadamente no tengo esa responsabilidad, pero creo que estos resultados merecen una análisis en profundidad de puertas a dentro; y yo, si fuera dirigente de un partido miraría de buscar explicaciones a lo sucedido porque lo único que yo puedo sacar en claro de todo esto es que no parece que estos resultados hayan dado la victoria a nadie de los que votaban. La victoria, sin duda, ha sido de los que no fueron. Curiosas elecciones.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris