Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Internacional

Etiquetas:   Cuba   -   Sección:   Internacional

La policía mata a golpes a un opositor al régimen

Juan Wilfredo Soto García, miembro del Polo Antitotalitario Unido, sufrió una parada cardiorrespiratoria tras la agresión
Rubén  Verdú
martes, 10 de mayo de 2011, 16:51 h (CET)
Los hechos acontecieron el pasado 5 de mayo cuando, según testigos presenciales, Soto estaba sentado en el parque de Santa Clara. Llegó entonces un dispositivo policial exigiendo que se retirase del lugar y, ante la negativa del conocido disidente, fue reducido por la fuerza, esposado y golpeado brutalmente a la vista de todo el mundo.

Fue la misma policía quien trasladó a Soto al Hospital Arnaldo Milián Castro de Santa Clara, donde fue examinado y recibió el alta. Algunas horas más tarde, comenzó a sentirse mal y un amigo lo llevó de nuevo al hospital, donde pasó dos días en estado crítico hasta que murió en la madrugada del domingo.

El equipo medico informó el mismo día que la causa de la muerte fue una pancreatitis, aunque no se espera un certificado médico oficial hasta dentro de 10 días. Por su parte, las autoridades se escudan en este diagnóstico provisional y aseguran que murió “de enfermedad”.

Juan Wilfredo Soto García, de 46 años de edad, tenía una salud delicada: sufría insuficiencia cardiaca y renal e hipertensión, además de diabetes y gota.

El periodista Guillermo Fariñas, compañero de oposición, ha calificado su muerte como un “asesinato” y señala como principal responsable a Raúl Castro, por su reciente discurso en el Congreso del Partido Comunista: “Se trata de un crimen” – señala Fariñas – “es un asesinato y el responsable es el Gobierno por alentar la violencia policial. Él estaba esposado cuando recibió los golpes, y en el parque vigilaban la operación conocidos responsables de la policía política de Santa Clara”.

En cambio, la madre del fallecido declaraba que su hijo “no fue asesinado”, sino que “estaba muy enfermo”, palabras que Fariñas achaca al miedo de la familia a hablar públicamente. “Por algo me pidieron que despidiera el duelo, porque sabían que Juan Wilfredo era un reconocido opositor”.

Soto García era conocido como “El estudiante”. Fue condenado por primera vez a los 17 años, cuando aún era alumno preuniversitario, por “sabotaje a la propiedad social”. De ahí el mote con el que se le conoció posteriormente.

Fue enviado dos veces más a prisión por el delito de “propaganda enemiga”, y durante los últimos años se había dedicado a trabajar junto a la Coalición Central Opositora.

La respuesta de la disidencia
Según informa el Diario de Cuba, más de 80 opositores iniciarán una huelga de hambre si el régimen no condena el “asesinato” de Soto García.

Fariñas, quien ya ha protagonizado 23 ayunos, aseguraba al diario que “si antes del 26 de julio no han condenado al policía que mató a nuestro hermano y si Raúl Castro no desautoriza la violencia contra la oposición pacífica, más de 80 personas en toda Cuba nos vamos a plantar”.

No es éste un caso aislado de violencia policial en Cuba, pues hace sólo unos días Ángel Moya, miembro del conocido “grupo de los 75”, recibió también una brutal paliza. La oposición culpa directamente a Raúl Castro de estos episodios, por alentar a la policía a este tipo de actuaciones. “Lo que nunca haremos es negarle al pueblo a defender su Revolución” – había dicho el presidente – “puesto que la defensa de la independencia, de la conquista del socialismo y de nuestras plazas y calles seguirá siendo el primer deber de todos los patriotas cubanos”

Curiosa forma de defender ideas socialistas es, en todo caso, impedir la libertad de elección mediante la coacción y el abuso de autoridad. La palabra santa “Revolución” sigue omnipresente en el discurso del régimen cubano, y Castro llama al pueblo a defenderla por todos los medios pero, a día de hoy, ¿es ésta la Revolución del pueblo cubano o la Revolución personal de Castro y sus allegados?

Un pueblo que tiene miedo a hablar no es un pueblo libre y, si la libertad fue el principal objetivo de la Revolución, Castro debería analizar qué queda de aquel espíritu.

Noticias relacionadas

Mueren dos militares de India en un enfrentamiento con hombres armados en Cachemira

Medios internacionales se hacen eco de la manifestación en Barcelona a favor de la unidad de España

Las palabras de Rajoy acompañan la información sobre la movilización

La reconstrucción de México tras el terremoto costará cerca de 1.600 millones de euros

Escuelas y patrimonio cultural, objetivo prioritario

Las proyecciones confirman la victoria de Merkel y la irrupción de AfD en el Bundestag

El Partido Socialdemócrata (SPD) ha obtenido un 20,6% de los votos

Rajoy se reúne el martes con Trump en la Casa Blanca

Y el viernes con los líderes europeos en Tallin
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris