Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Libros

Etiquetas:   Pulsiones de papel   -   Sección:   Libros

Los efectos de Pessoa

Las partes suman más que el todo
Luis López
martes, 10 de mayo de 2011, 07:42 h (CET)
En otra ocasión ya hablé de Fernando Pessoa como uno de los escritores más dispares y auténticos que uno puede tener el placer de leer. Esta opinión es discutible. Lo que no lo es tanto, es la asombrosa vitalidad que encierra El libro del desasosiego, libro de fragmentos que este año ya he leído en dos ocasiones. Me resulta difícil explicar el magnetismo que ejerce su prosa tan condensada. La concreción en palabras de unos pensamientos que se trasladan al papel de una manera tan lúcida. Parece que no cuesta, en su caso, transitar de la mente al acto que supone escribir. Sin duda nos encontramos ante un inclasificable, capaz de retorcer su brillantez, hasta crear nuevos conceptos a través de neologismos o a través de senderos no transitados por la escritura occidental.

Me conmueve la importancia que concede a las pequeñas cosas y a lo que permanece oculto. El mundo real que no percibimos está presente de una manera autónoma, sin saber bien de dónde vino, pero con la certeza de que lo trajo Pessoa. Su concepción del ritmo asincrónico, sincopado, fragmentado, nos acerca a una realidad relativa. Del mismo modo que nos expulsa a otra realidad posible en la siguiente línea a la misma velocidad. Todo son fragmentos. Incluso el mismo escritor lo era, como ya contamos, dividiendo su creación en heterónimos según la inspiración y la poesía que escribía. La vida con lo que guarda de incierto respira a la vez que él.

Resumir la filosofía que impulsa este torrente de talento sería categorizar en balde. Pessoa era una filosofía sin interpretación, el átomo de su universo. Tratar de buscar un autor comparable sería una pérdida de tiempo. El genio portugués no dejó pistas, ni escuela, sin embargo su sombra sigue alargándose sobre el país vecino. Este libro produce una inquietud irrenunciable, una saudade confortable, una licencia para soñar. Es la perfecta compañía para escucharse a uno mismo y huir.

Noticias relacionadas

Se murió por ser el mejor

Un microrelato de Esther Videgain

La regata, la última novela de Manuel Vicent con trasfondo del Mediterráneo

Una lúcida reflexión novelada sobre el deterioro y la explotación del mar y sus costas

"Escribir esta novela me ha dejado como recuerdo una rabia enorme"

Entrevista a la escritora Rosario Raro

La sonrisa

Un microrelato de Esther Videgain

La marcha de un hombre

Un microrelato de Esther Videgain
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris