Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Ser o no ser  

Reuniones secretas

Manuel Alcántara
Redacción
lunes, 21 de febrero de 2005, 01:08 h (CET)
Siempre hay gente que nos hace partícipes de sus reuniones más secretas. No disfrutarían del misterio si no nos lo revelaran. Como en aquella novela de Chesterton, la vida española se ha llenado de conjuras y de citas clandestinas. Rajoy le exige a Zapatero que explique su encuentro con Carod Rovira. Lo tiene difícil el señor presidente.

¿Cómo puede convencernos de que no hay maneras mejores de pasar la tarde que hablando con un tipo así? El líder de ERC, que parece el anagrama de 'el Rovira Carod', está teniendo un considerable éxito en su tarea de desguazar España al mismo tiempo que ayuda a sostener su Gobierno. Misterios de la política, esa imprescindible labor desalmada.

Hay reuniones y más reuniones y si no hay más es porque algunos dicen que no quieren ir, como Gaspar Llamazares, que afirma que rechazó reunirse en secreto con el presidente el 20 de enero. El coordinador general de IU dijo que nada de secretos. En su criterio son una equivocación, ya que estos discretísimos encuentros, antes de divulgarse, dan lugar a especulaciones y cábalas. Lo que no es cierto es que las cábalas y las especulaciones no conduzcan a nada: conducen a una situación tan confusa como la que estamos disfrutando.

Lo intrigante es dónde se reúnen estos señores tan conocidos a nuestro pesar para que no se entere nadie. No es probable que acuerden verse en el retrete de sus respectivas casas, ya que no caben los escoltas. ¿Qué lugar eligen para sus malolientes conversaciones? Sabemos que un sacerdote irlandés se reunió con la cúpula de ETA mientras se hospedaba en el monasterio benedictino de Belloq, pero ignoramos dónde se citan nuestros políticos demócratas.

Lejos de la luz y de los taquígrafos y de los diputados y los magnetofones. Parece que todos creen en el secreto, pero sería mejor que se lo contaran al eco, que sólo lo repetiría tres veces. Unos y otros lo están haciendo de una manera muy torpe. Y eso para nadie es un secreto.

Noticias relacionadas

Sectas y partidos políticos

Los nombres, identidades, intenciones e ideologías importan

Torra y su camarilla de independentistas, desmemoriados pertinaces

“La lesión que hacemos y la que sufrimos no están pesadas en la misma escala. Aesop Fables

Debate en televisión española

Ofrezco en este artículo algunas reflexiones sobre el debate político a cuatro celebrado en el Estudio 1 de la televisión pública

Libertad de expresión

Parece lógica y fácil de entender la diferencia que hay entre rebatir una idea y vejar a una persona solo por el mero hecho de expresarla

¿Cómo se ve atrapada Mervi en los textos de Dickinson para crear esa atmósfera poética?

El libro se hace visible y comienza con una carta de una a otra mujer
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris