Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La parte por el todo   -   Sección:   Opinión

Tú mismo

El sesgo subjetivo de la decisión
Óscar Arce
martes, 10 de mayo de 2011, 06:44 h (CET)
La mente nos hace creer que la realidad es algo fácil de comprender. Gracias a ella podemos abstraernos del infinito magma de sucesos desconectados y reestructurar el caos primigenio en columnas sólidas de comprensión intuitiva. Nos hace creer un caos desordenado y un orden básico, sin pensar en la posibilidad de un caos que contiene infinitas jerarquizaciones posibles (no solamente la nuestra).

Su utilidad convive con las radicalizaciones de su uso. Su exaltación y supremacía ya sea en forma de entendimiento, de imaginación o de razón nos lleva en ocasiones a aferrarnos a principios incuestionados.

Como aquél de la causalidad que llevase a Hume a cuestionar que el sol necesariamente ha de salir mañana. O como aquél otro que supone que si se puede concebir algo, eso mismo ha de existir efectivamente (aunque ya dijo Kant que pensar que mi cuenta corriente contiene una gran cantidad de dinero no me hace necesariamente rico).
Y quizás uno de los más peligrosos principios incuestionados es ése que dice que la necesidad histórica justifica moralmente una actuación. Se puede traducir como “buscar el menor mal posible”.

El caso es que en esas situaciones es preciso que alguien decida cuál es de los dos males, el menor. Alguien, un cuerpo, una mente, un espíritu y acaso todo ello de alguna manera amalgamado en un individuo con intenciones, inclinaciones innatas y adquiridas y quién sabe cuántas más aristas. Un ser humano, a fin de cuentas.

Esa decisión es individual y ese alguien es siempre uno mismo. Es uno mismo quien ha de decidir si el salto merece la pena y cuál es la mejor manera de convencerse a sí mismo para tomar impulso.

Noticias relacionadas

Cayendo en la Misandria

El feminismo como tal surgió en España en la década de los 70

La supremacía blanca y la permisividad del presidente Trump

Imponderables

Hemos de contar con las debilidades humanas...para contrarrestarlas, claro

El negativismo izquierdista como arma de lucha

Los ignorantes son los muchos, los necios son los infinitos; y así el que los tuviese a ellos de su parte, ese sería señor del mundo entero.” B. Gracián

Trump, los supremacistas y el White Power

¿La condescendencia de Trump con los supremacistas provocará el despertar de las Fraternidades negras?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris