Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La gran tragedia del hombre

Miguel Rivilla (Alcorcón)
Redacción
lunes, 9 de mayo de 2011, 15:54 h (CET)
El hombre moderno vive inmerso y distraído en un sin fin de ocupaciones y preocupaciones de todo tipo, que le impiden encontrar el sentido último de su existencia..Carece de paz y de sosiego para conocer, escuchar y meditar la Palabra de Dios. Entretenido por lo material y caduco, pierde de vista lo trascendente y definitivo, que es Dios, la meta de su vida.

Un lamentable fallo es la carencia de tiempo para encontrarse cada uno consigo mismo. Se prefiere el bullicio, las prisas, la agitación y el activismo, dando de lado al silencio, la soledad, la meditación y el encuentro con Dios y con uno mismo, en el hondón del alma de cada cual.

Jesucristo es la Palabra de Dios, que ilumina, vivifica y trasforma la vida de toda persona que se pone en contacto con él. Es el manantial de agua pura y cristalina, capaz de calmar la sed y dar la vida eterna a la humanidad sedienta. Pero la gran masa desconoce esto o prefiere ir a saciar su sed en las charcas o en los cenagales del camino. Las consecuencias son evidentes y desastrosas para los individuos, las familias y la sociedad. Si Cristo es la LUZ del mundo, quien no le sigue, anda en tinieblas. Si Cristo es el CAMINO, quien le ignora, anda despistado y desnortado por la vida. Si Cristo es la VERDAD, quien no le escucha vive en el error. Si Cristo es la VIDA, el que le vuelve la espalda está en la muerte. Tal es la tragedia del hombre y de la humanidad y la causa de todas las desgracias que sobrevienen a los humanos. Jesús vino a los suyos como SALVADOR del mundo y éstos han preferido buscarse otros salvadores en la ciencia, la técnica, el progreso, la política etc, centrándose en sí mismos y no abriéndose a Dios. En una palabra, la causa de todas las desgracias que nos anegan radica, fundamentalmente, en el olvido de Dios.

Noticias relacionadas

La tortilla

Cada día surgen a nuestro alrededor –especialmente en los medios- expertos en cocina y en gastronomía

La adolescencia del terrorismo

La adolescencia no es una nación, es una etapa de la vida

Después del drama viene la dura y absurda realidad

“Sólo en un mundo de hombres sinceros es posible la unión” T. Carlyle

Cayendo en la Misandria

El feminismo como tal surgió en España en la década de los 70

La supremacía blanca y la permisividad del presidente Trump

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris