Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La vida desde dentro   -   Sección:   Opinión

Firme perecedero

Santiago González
Redacción
lunes, 21 de febrero de 2005, 01:08 h (CET)
Total, ¿qué son cuatro años en la vida de una ciudad? Un mandato municipal, que antes, en Bilbao, era el tiempo de vida útil de un alcalde. Los alcaldes nos salían fungibles y, aunque siempre ganara las elecciones el mismo partido, no les dejaba repetir: duraban cuatro años y algunos ni siquiera eso. El cargo cogió estabilidad con Ortuondo, que estuvo ocho años, y Azkuna, que ya lleva dos mandatos y es probable que repita.

Ahora los alcaldes tienen más aguante que los adoquines, con perdón por la comparación, pero los que se pusieron en el tramo de la Gran Vía comprendido entre la plaza Elíptica y El Corte Inglés están pidiendo a gritos el relevo. Uno tiene la tentación de pensar que cuatro años es un plazo insuficiente para que se nos hunda el firme, pero mayo del 68 nos enseñó que debajo del adoquín está la playa y la arena no es un firme adecuado para una calzada por la que transitan 800 autobuses diarios.

¿Es posible que nos hayan alfombrado Bilbao con granito de mala calidad? Ni cabe pensar tal cosa, ni sería éste un hecho compatible con nuestra actitud o nuestras costumbres. Los adoquines son 'Gris Quintana', procedentes de una reputada cantera situada en la localidad extremeña de Quintana de la Serena, que cuenta con un Consejo Regulador de la Denominación de Origen Gris Quintana. La cantera es tan fina que su granito se emplea mayormente con propósitos ornamentales; lápidas y panteones, por ejemplo. Los personajes de 'La Colmena' alternaban sobre lápidas reconvertidas en mesas de café. «Ando sobre rastrojos de difuntos», podría uno decir con Miguel Hernández al pasear por la Gran Vía. Lástima que según el Consejo Regulador, el granito no es puro 'Gris Quintana', sino una mezcla mediocre e inapropiada para piso firme. Cuatro años. Y la Vía Apia veintidós siglos en su sitio, hay que joderse.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris