Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Tenis

Etiquetas:   Máster Tenis Open   -   Sección:   Tenis

El tenis del Este se corona con Djokovic y Kvitova

Aparte de los campeones, el Masters Series de Madrid deja en herencia a Bellucci como revelación y a Murray como decepción
Rafael Merino
@RM_rafamerino
lunes, 9 de mayo de 2011, 09:27 h (CET)
La X edición del Masters Series de Madrid resultó un éxito de crítica y público. Tanto la parcela deportiva como la del entretenimiento resultaron sobresalientes. La Caja Mágica se convirtió en centro neurálgico de una ciudad tan cosmopolita como Madrid. Porque aparta de diversión, los negocios afloraron entre los hombres de traje y corbata. Y ya se empieza a decir que quien no acude a ver tenis, no existe en la sociedad madrileña, y casi española. Cerrado el capítulo deportivo, con los triunfos de Djokovic y Kvitova en féminas, es preciso realizar balance a una semana de tenis, de detenerse en algunos nombres, tanto para lo bueno como para lo malo.




Djokovic, el gran vencedor.

Rafa Nadal y Novak Djokovic: Ambos demostraron que son los jefes de esta temporada, y de cuantas quieran. Ningún encontró oposición hasta encontrarse en la final, donde el serbio demostró que está en estado de gracia: cubre muy bien los espacios, golpea con fuerza y precisión, resta con maestría, exhibe un revés perfecto y mantienen siempre la concentración. El balcánico maniató a Nadal (tampoco tuvo un día de lucidez máxima y jugó muy alejado del fondo de pista) y conquistó el vigésimo cuarto título de su carrera, sumó su trigésimo segundo triunfo del curso (a 10 del mejor arranque de la historia en manos de McEnroe en 1984) y su octavo Masters 1.000, encadenando así su tercera victoria consecutiva ante Nadal después de las de Indian Wells y Miami.

Además, Djokovic está algo más cerca de arrebatar el número uno del mundo al balear, que ve reducida su ventaja y aún debe defender 1.000 puntos en Roma y 2.000 en Roland Garros. No obstante, Nadal dejó como herencia de Madrid su pundonor, capacidad de sufrimiento y el golpe del torneo: por debajo de las piernas, de espaldas y con un globo sobre Djokovic. No obstante, independientemente del vencedor, ambos cumplieron con los pronósticos. Fue la mejor final posible para conmemorar la X edición del Masters Series de Madrid. Así lo reconocieron Ion Tiriac y Manolo Santana.

Thomaz Bellucci: Semifinalista de un Masters Series por primera vez en su carrera. A los 23 años, este brasileño enamoró a los aficionados al tenis, especialmente durante su encuentro contra Djokovic. Su desparpajo, su fuerte golpeo, su profundidad, su precisión para limpiar las líneas… fueron factores determinantes para su descubrimiento. No es casual. En Madrid, Bellucci fundió a Murray y Berdych, dos tenistas del ‘top-ten’. Y estuvo cercano de hacerlo con Djokovic. Le faltó experiencia y físico. Para el futuro queda un Bellucci, entrenado por Larri Passos, el mismo técnico que hizo grande a Kuerten, con un gran margen de crecimiento y con opciones de ser un gran tenista sobre tierra batida.

Roger Federer: Semifinalista, pero con muchas dudas. Se mantuvo con respiración asistida frente a Feliciano López y sucumbió ante Nadal sin ofrecer excesiva resistencia. Se le notó algo lento de movimientos y con un juego poco fluido, víctima de la arcilla. Aún así, en los encuentros ante Feliciano y Soderling se comprobó que Federer es un tenista de clase infinita, capaz de ofrecer un repertorio inagotable de golpes. Con mucha tranquilidad a la hora de jugar los golpes definitivo, Federer siempre encontró un recurso con el que salir airoso: que necesitaba un saque directo, lo hacía; que necesitaba una derecha a la línea, lo hacía; que necesitaba una dejada, lo hacía… y así se llevó unos cuantos y merecidos aplausos.

Andy Murray: Visto y no visto. El escocés pasó de forma testimonial por las instalaciones de la Caja Mágica. Jugó dos partidos. Su estreno contra Simón en tres sets y su despedida contra Bellucci. Con esta actuación se confirmó que Murray no es un tenista de arcilla. Fue la mayor decepción del torneo. Se quedó en octavos. No fue la única: Roddick debutó y se marchó a casa (eliminado por Cipolla) y otros tantos cabeza de serie, es decir ‘top-ten’, también defraudaron, como ocurrió con Monfils (cayó en 2ª ronda) y Melzer (cayó en 2ª ronda). Del Potro, con problemas físico, tampoco estuvo en su mejor versión.

’Armada Española’: A excepción de Nadal, el comportamiento de los españoles se resume en una sobresaliente actuación de Ferrer, que mantuvo en problemas a Djokovic durante bastantes juegos en el camino a semifinales, puesto que el resto no alcanzó los cuartos de final. Almagro estrenó su privilegiada posición en el ranking (número 10) con una severa derrota contra Tsonga (éste se debate entre volver o no volver) y Verdasco confirmó que esta temporada no está para florituras, cayendo en primera ronda. Al menos, Guillermo García López y Gimeno-Traver cumplieron estando en octavos y dando buenas sensaciones, especialmente en el caso del segundo que tuvo la opción de apear a Llodrá.




Kvitova besa el trofeo de Madrid.

Kvitova y los octavos ‘malditos’: Con la marcha de Henin, auténtica dominadora, con la lesión de Clijsters y con la ausencia de las hermanas Williams, el tenis de féminas atraviesa una época donde cualquier tenista puede reinar por un día para al siguiente día caer estrepitosamente. De las diez cabezas de serie, sólo se salvaron Azarenka (finalistay ganadora en dobles junto a Maria Kirilenko) y la china Na Li, revelación de esta temporada. El resto estuvo sin estar: Wozniacki (le persigue el no haber ganado un grande para ser número uno), Zvonareva, Schiavone, Stosur y Sharapova se diluyeron en octavos; Jelena Jankovic fue peor al irse en 2ª ronda.

Las buenas sensaciones se quedaron con Cibulkova, Goerges (ganó a Safina y Wozniacki) y especialmente con Kvitova (vencedora tras imponer su saber estar de forma espléndida en la final). Luego está otro dato interesante: ese conglomerado de tenistas del Este que puebla el circuito: salvo Na Li, la germana Georges y la estadounidense Mattek-Sands, todas las cuartofinalistas provenían de países de la Europa del Este. Y Kvitova, de República Checa, se hizo con el trofeo. ¿Españolas? Un desierto a excepción de Arantxa Parra, que alcanzó los octavos tras eliminar a Petkovic (número 15 del mundo) y que Azarenka mandó a casa.

Más en Twitter: @RM_rafamerino
Noticias relacionadas

Federer se mantiene invicto tras remontar a Cilic y Sock accede a semifinales

En ese primer parcial, Cilic tuvo que levantar cuatro bolas de 'break'

Federer se mete en semifinales tras acabar con Zverev

Demuestra que domina como nadie los tiempos

Nadal: "No estoy listo para jugar, pero mi compromiso era intentarlo"

Las ATP Finals se le resisten

Nadal: "Tengo la esperanza de estar bien y hacer un buen torneo"

A por el último gran título que todavía no ha logrado

Verdasco cae ante un Sock que comparte con Isner el sueño de Londres

Los dos americanos necesitan el título en París para dejar a Pablo Carreño sin las Finales ATP
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris