Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Tierra quemada

El PSOE prepara un escenario de caos ante su inminente salida del poder
Ángel Ruiz Cediel
@angelruizcediel
sábado, 7 de mayo de 2011, 22:00 h (CET)
El PSOE tiene tan claro que va a perder las elecciones por goleada que está preparando una estrategia de tierra quemada para entregarle el poder al PP, impidiéndole que pueda gobernar siquiera durante su mandato. Una estrategia de guerra total basada en el caos, que es donde realmente se mueven bien los sociatas, como bien lo pudimos comprobar en la forma que el nefando González obtuvo el poder y cómo hemos tenido la oportunidad de corroborar cómo lo obtuvo el errático Zapatero y compañía, siendo que es con esta estrategia como piensan recuperar el poder unos pocos años después de la llegada del PP, que es verdaderamente en lo que ya están pensando. Que se preparen los populares, porque les están preparando un pastel tal que es más que fácil que se les indigeste, de modo que no sería malo que hicieran buen acopio de tranquilizantes y coadyuvantes digestivos.

Con los terroristas en las Instituciones, con los nacionalistas exacerbados, con la corrupción institucionalizada, con la legislación pervertida, con el Estado parasitado con cientos de miles (tal vez millones) de quintacolumnistas infiltrados torticeramente, con las Administraciones multiplicadas hasta la locura y gastando como nuevos ricos, con los silentes sindicatos entonces echados en algaradas a las calles y con una legislación artera y torcida que les tendrá atados de pies y manos, el porvenir poselectoral a partir del próximo 22M se va a ir enrareciendo hasta que en el 2012, si llegamos, la situación va requerir tener un corazón a prueba de balas, literalmente. No es sólo la rémora de desastre global que deja en el orden laboral y empresarial que deja el PSOE, sino que también hay que sumar a todo ello el desastre económico que le impedirá al PP gestionar nada, porque el endeudamiento de España es de tal magnitud que es probable que incluso el Estado tenga que pedir rescate a Europa o quién sabe si declararse en quiebra. Los sociatas lo han dejando todo fané, porque no hay donde se pinche que no salte la pus a chorros.

No es que el PP tenga que modificar un par o tres de cosillas que están torcidas, sino que desde la propia configuración del Estado a pilares fundamentales como la Justicia, el ordenamiento Laboral, la Legislación básica, los Cuerpos de Seguridad del Estado, la Educación, la Sanidad, el Ejército y la Economía van a tener que ser no reestructuradas, sino probablemente derribadas para empezar a construirlas de nuevo, porque el mismo Estado es ya un erial en ruinas desde las Instituciones del Estado a la moral individual ciudadana. Los sociatas no han dejado títere con cabeza, y todo lo han infestado de inoperancia, aberraciones y sofismas, de modo que es difícilmente recuperable con métodos de ingeniería política , tal vez haciéndose necesaria la arquitectura estatista. Incluso en la lucha contra el terrorismo han maniobrado con tan mala fe, que es probable que tengamos un rebrote de extremada violencia como en los años 80, habida cuenta del oxígeno que se les ha insuflado.

Con tiempo digo, sin ser profeta, que las calles van a arder, además por un aumento notable del radicalismo pseudoizquierdista que propulsarán desde sus fanáticos medios y por la vuelta a la actividad combativa de los movimientos terroristas, porque las masas de irracionales van a ser movilizadas por los mismos sindicatos que han consentido cinco millones de desempleados al tiempo que se enriquecían con cada despido, como con tiempo digo que el nuevo gobierno que surja de las urnas en 2012 (quiera Dios que antes) se las va a tener que ver con cortar por lo sano con Autonomías que van a pretender Revoluciones de Asturias en plan independencias. Así de crudo lo está preparando el PSOE. Lo veremos, lamentablemente. Será una etapa extraordinariamente dura que va a requerir algo más que buenas intenciones, mucho estatismo y más patriotismo de veras, y mejor será que lo hagan bien y poniéndose siempre en peor escenario imaginable, porque ya sabemos por la dilatada experiencia del PSOE que sus maneras de retomar el poder son extremadamente expeditas y no reparan en perpetrar cualquier abominación y en acusar después de ella a aquéllos contra quienes la perpetraron. Tiempos difíciles hay en el horizonte, y no son los sociatas los mejores compañeros para andar ese camino. Ya se sabe para ellos España es suya o de nadie.

No es imposible reestructurar el Estado, sin embargo, aunque se me antoja extremadamente complicado. Queda por verse la honestidad de que será capaz el PP para recabar el patriotismo de los españoles y cómo manejará el rearme ético imprescindible para encarar esta empresa. Si no es capaz de sanearse a sí mismo primero, no es que tenga difícil pedirle esfuerzos a la población para reconstruir nuestro país, sino que sencillamente nuestro país habrá muerto. Tan así está la cosa: entre todos la habrán matado, y ella sola se murió.

Noticias relacionadas

La maldita enfermedad

A lo largo de la historia se han declarado pandemias que han diezmado la población de grandes zonas del mundo

Siempre quedará Valle

En tiempos turbulentos, en los que España parece un boceto de sí mismo, un esperpento, hay que reconstruir los cristales cóncavos de la Calle del Gato

Podemos, el cuarto en discordia

Isabel del Rey, de profesión poeta

Hay que leer estos 'Versos de escuela' de Isabel del Rey porque es la libertad lo que se lee en los poemas

Miedo nos da. ¿Un Art.º 155 descafeinado?

¿Se pretende restaurar la legalidad en Cataluña o salir del paso con el menor coste político?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris