Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Tiempo de promesas

Pistoletazo de salida hacia la poltrona
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
domingo, 8 de mayo de 2011, 02:02 h (CET)
Hemos terminado una semana en la que los medios de comunicación han tenido que ir adaptándose minuto a minuto a la inmediatez de las noticias, noticias que han tenido todos los colores de la gama cromática más variada. Comenzamos la semana con el fútbol, un acontecimiento que mueve más fervores entre la masa que el ritual democrático de acercarse a las urnas para elegir a quienes durante cuatro años han de regir nuestros destinos. Con tanto enfrentamiento entre azulgranas y blancos más de uno ha aprovechado para llevar el agua a su molino y desde una parte del ala de la derecha más extrema de la prensa mesetaria han vuelto a estigmatizar a los catalanes con dimes y diretes de mal perdedor. Mientras que la prensa catalana, los directivos del Barcelona, sus jugadores y el entrenador demostraban con su actitud que el fútbol es tan sólo fútbol algunos comentaristas deportivos desde la capital de las Españas ponían el grito en el cielo y buscaban miles de excusas ante la, para ellos, humillación de la derrota y encima para una copa que ganan se les cae al suelo y la hacen añicos. Una vez más el Barça ha demostrado ser “más que un club” mientras que el tan cacareado “señorío” de los blancos ha brillado por su ausencia.

Pero la gran noticia de la semana ha sido la ejecución de Osama Bin Laden a manos de un cuerpo de élite del ejército norteamericano que con Obama al frente se ha pasado por el arco del triunfo todos los tratados de Derecho Internacional que se enseñan en las Facultades de Derecho a los estudiantes de leyes. Aquí la mayoría de voces han sido unánimes alabando la proeza de los matones del Tío Sam, casi todos los dirigentes políticos del mundo han legitimado con sus opiniones favorables que se matara in situ al terrorista más buscado del mundo, tal vez a alguien no le interesaba que en un juicio salieran a la luz las implicaciones y los negocios que en su día existieron entre la familia Bin Laden y los Bush. Creo que todavía correrán ríos de tinta sobre este caso en el que se entremezclan torturas, conculcación de los derechos humanos y toda la prepotencia armamentística de los yanquis. Muy oscuro, todo muy oscuro.

Con la muerte de Bin Laden ha quedado eclipsada la que hubiera sido la gran noticia de la semana, el pistoletazo de salida de la campaña electoral para las elecciones municipales y algunas autonómicas fue hecho con una pistola con silenciador, la noche de inicio de campaña ha perdido todo aquel valor añadido que tenía cuando los candidatos cubo de cola y escoba en mano iban embadurnado con su mejor careto las paredes de las ciudades. Ahora, afortunadamente, ya no se ensucian con las proclamas electorales las fachadas de las casas, todo es más limpio y aséptico y los candidatos, como las brujas, salen de sus reductos al toque de medianoche para hacer el paripé de pegar un cartel mientras la cámara de cualquier televisión les filma para la posteridad.

Ha llegado la hora de las promesas, se multiplican los actos donde la asistencia suele ser tan sólo de los seguidores más fieles que van a escuchar aquello que esperan oír de su líder, los mítines multitudinarios son escasos y se consigue audiencia llenando autobuses con gentes de pueblos y ciudades cercanas, parece cómo si los votantes hubieran desertado de la política pero la verdad, y es mi opinión, es que han sido los políticos los que una vez aupados a la poltrona les han dejado de lado. Es aquello de “prometer hasta meter y después de metido nada de lo prometido”. Si analizamos los programas electorales que hicieron hace cuatro años veremos que con el transcurso del tiempo muchas de aquellas promesas cayeron en el olvido y es que la mayoría de políticos una vez asentadas sus nobles posaderas en el sillón del poder saben que tienen cuatro años para ser reyes y señores de aquellos que les auparon hasta allí.

Las encuestas esta vez van a acertar y la rosa del puño socialista va a quedar más ajada que nunca por los picotazos de la gaviota popular. Muchos votantes van a darle una patada a Zapatero pero en el culo de los candidatos municipales, unos votando al PP y otros quedándose en casa. Los innumerables casos de corrupción no hacen mella en el ánimo de los votantes, más bien sucede lo contrario y los supuestos asaltantes del dinero público ven esperanzados cómo suben sus expectativas, en el País Valencià, paradigma de la corrupción política con un gobierno como el de Camps, el Partido Popular todavía va a ser más votado que antes de conocerse los casos Fabra, Gürtel y Brugal, el vuelo de las gaviotas tiene subyugados a la mayoría de votantes valencianos que volverán a confiar en Rita y Camps, tal vez estos votantes comparten el sentimiento y los afanes de tanto imputado y creen que han hecho bien arramblando con el erario público ya que al fin y al cabo ellos hubieran actuado de la misma manera. Y cuando esto sucede nos encontramos frente a una sociedad enferma y cautiva que premia a quienes con trajes regalados pasean su cuerpo serrano por los pasillos de los juzgados.

En el punto de mira de Mariano Rajoy y sus conmilitones ahora está el Tribunal Constitucional, el mismo tribunal al que aplaudieron por la sentencia contra el Estatut catalán ahora es denigrado y le acusan de dictar sentencias al dictado del Gobierno por haber dictaminado que la coalición vasca Bildu pueda presentarse a las elecciones. La muchachada de la gaviota tiene que hacer ruido para arengar a sus votantes y para ello nada mejor que, con la ayuda de la Brunete mediática, agitarlas, mentira a mentira, con la llegada de ETA a los Ayuntamientos del País Vasco. Saben que en España esto les funciona a las mil maravillas y para ello no dudan en practicar la misma política que Goebbels y repetir una mentira hasta que las masas crean que es una verdad.

Una de las más importantes alcaldías que podría perder el PSOE es la de Barcelona, aquí el convergente Xavier Trias después de dos legislaturas en la oposición podría sentarse en el sillón del alcalde, pero lo que hace unos meses se veía como un triunfo rotundo ahora, con el desgaste que ha supuesto la política restrictiva llevada a cabo desde la Generalitat catalana, las encuestas ya no son tan alegres y estiman que CiU tendría que pactar la alcaldía con algún otro grupo municipal, algunos hablan del PP catalán como socio de gobierno de Trias aunque éste por activa y por pasiva ha negado esta posibilidad. Sería una incongruencia que los convergentes pactaran con aquellos que recurrieron el Estatut catalán, pero matrimonios más extraños se han dado en la política en general. Ahora a esperar que pase el 22, después la mayoría de promesas pasarán al cajón del olvido.

Noticias relacionadas

¡Qué escándalo! ¡Qué escándalo!

“Una nación no se pierde porque unos la ataquen, sino porque quienes la aman no la defienden” Blas de Lezo y Olavarrieta. Almirante español (1689-1741)

García Albiol, el sheriff de Badaolna

Perfiles

Los políticos catalanes optan por enfrentarse a la Justicia

El todo vale, el no me da la gana o el me rebelo contra la autoridad española, se han convertido en el leitmotiv del separatismo catalán. El anarquismo se impone

Críticas a refranes (I)

El objetivo de este artículo de opinión es efectuar una crítica a determinados refranes

Hedonismo de Epicuro

El epicureísmo es una escuela filosófica helenística
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris