Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Etiquetas:   Reportaje  

Burundi

África Albelda / MSF
Redacción
lunes, 21 de marzo de 2005, 04:22 h (CET)
En Burundi, un país que lucha por emerger de diez años de guerra civil, el sistema de cobro de tarifas a usuarios, o de recuperación de costes, se ha convertido en la piedra angular de la financiación de la asistencia sanitaria. Como resultado, los más pobres del país están pagando un precio catastrófico.

Una encuesta médica reciente realizada por MSF encontró que las tasas de mortalidad multiplican por dos el umbral de emergencia y que quienes no pueden pagar apenas tienen acceso a la atención médica. En regiones cubiertas por este sistema, las muertes por malaria fueron dos veces superiores a las de zonas que optaron por cobrar una tarifa plana reducida.

Una de cada cinco personas encuestadas dijo que no acudía a los centros médicos ni siquiera cuando estaba enferma porque no lo podían pagar – cosa que no sorprende en un país donde casi el 99% de las personas vive con menos de 1 dólar americano al día y entre un 85 y un 90% de la población sobrevive con 1 dólar americano a la semana.

Para muchos, incluso una simple consulta cuesta los ingresos medios de doce días de trabajo. Para acceder a asistencia médica vital, los enfermos se arriesgan a empobrecerse todavía más, viéndose obligados a vender sus medios de subsistencia, herramientas y ganado, pidiendo prestadas sumas de dinero que tardarán años en devolver. Los hospitales mantienen confinados a los pacientes hasta que sus familiares encuentran el dinero para pagar el tratamiento recibido.

La deficiente financiación del Estado y las prioridades de los donantes internacionales sólo refuerzan este sistema, aunque no hay evidencia de que éste contribuya ni a la sostenibilidad ni a una mejor y más eficiente atención sanitaria.

Al final, es la salud de los habitantes más pobres de este país devastado por la guerra la que padece las consecuencias de una política fallida.

Noticias relacionadas

La hostelería, como el vino, mejora con el tiempo

Después de la mejor temporada turística de la historia el sector sigue mejorando su competitividad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris