Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Internacional

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Internacional

Los independentistas arrasan en Escocia

A una semana de la boda del sucesor del trono de Reino Unido, el segundo país del Estado ha dado la mayor victoria electoral de la historia al PNS
Isaac Bigio
sábado, 7 de mayo de 2011, 22:00 h (CET)
Éste, por primera vez detentará la mayoría absoluta del parlamento de Edimburgo y podrá convocar a un referendo para decidir si la población les apoya en sus objetivos de independizarse y disolver el Reino Unido que Inglaterra y Escocia crearon en 1707.

El SNP es el gran ganador de las elecciones británicas del 5 de mayo. Los 3 partidos tradicionales que existen en los 3 países de esa isla han sufrido distintos traspiés. Los conservadores ganaron en el referendo, han retenido el actual sistema de elección parlamentaria que les garantizó dominar el siglo XX de su país y han mantenido sus fuerzas, pero ahora deberán enfrentarse al ascenso del separatismo escocés. Los laboristas avanzaron en las elecciones a la asamblea de Gales y en las locales de Inglaterra, pero cayeron en su fortín escocés (país donde nacieron Blair y Brown). Su líder Ed Milliband, al igual que el del liberalismo Nick Clegg, perdieron en el referendo. El Partido de Gales retrocedió. El liberalismo se ha desplomado perdiendo cientos de concejales en Inglaterra y a la mayoría de su electorado en Escocia.

El SNP ha crecido en un 50% en su cantidad de votos y de curules. Ha superado los 900,000 votos y el 45% del total. Hace 4 años éste llevó a su líder Alex Salmond a liderar su primer gobierno en la historia de dicha nación. El SNP solo contaba con 47 de los 129 parlamentarios escoceses. Si bien estaba 18 curules por debajo de la mayoría absoluta, le aventajaba por apenas un escaño a los 46 de los laboristas.

Escocia dejó de tener su propio parlamento cuando éste y su reino se integraron al que comandaba Londres en 1707. En 1999 Blair restableció un parlamento en Edimburgo con poderes amplios pero limitados. Escocia tiene su propio sistema de leyes y de educación muy distinto al de Inglaterra y Gales y también imprime sus propias libras esterlinas. Sin embargo, temas estratégicos como inmigración, defensa y política exterior siguen en manos del parlamento de Westminster.

Los dos primeros gobiernos que emergieron del parlamento escocés fueron dominados por los laboristas (en 1999-2003 y 2003-2007), quienes, para traspasar la mayoría absoluta (que nunca tuvieron) llegaron a aliarse a otras bancadas como la liberal. En el 2007-2011 el SNP hizo un gobierno minoritario.

Esta es la primera vez en que el parlamento escocés dentro del Reino Unido va a tener a un partido que cuenta con la mayoría absoluta. Paradójicamente, esto se da al mismo tiempo que el parlamento de Londres es el primero de la postguerra en que nadie supera el 50% de éste y debe darse un gobierno de coalición.

Estuve en Escocia durante las elecciones y allí no se percibían manifestaciones separatistas. El SNP ha minimizado esa bandera y su fuerza radica en que puede reclamar ‘cosas positivas’ del resto de partidos mientras se niega a realizar los recortes tan radicales que Londres reclama.

Por otra parte, el pro-trotskista Partido Socialista Escocés, que inicialmente tuvo un alto porcentaje, se ha dividido y desplomado. Ninguna de sus fracciones ni George Galloway, quien encabezara una escisión contra la guerra de Irak en el laborismo, han podido ganar un solo curul.

El descrédito de éste y del anterior gobierno de Londres ha sido capitalizado por una fuerza moderada de centro nacionalista.

El SNP es reacio a las guerras y a elevar las matrículas, pide congelar los impuestos municipales y da prescripciones médicas gratuitas, mientras no cuestiona a la monarquía y al modelo económico.

Para la mayoría de los escoceses hay una fuerte resistencia al conservadurismo de Thatcher y la presencia de un nuevo gobierno que promueve recortes es algo que hará que pueda crecer el nacionalismo.

Salmond ahora querrá que su país siga la vía de Canadá, Australia y Nueva Zelandia y se convierta en un país autónomo bajo la corona de Elizabeth II, el mismo que él sostiene tendría un modelo similar al de las monarquías escandinavas socialdemocratizadas con quienes comparte el mismo Mar del Norte y mucha herencia vikinga.

Noticias relacionadas

Mueren dos militares de India en un enfrentamiento con hombres armados en Cachemira

Medios internacionales se hacen eco de la manifestación en Barcelona a favor de la unidad de España

Las palabras de Rajoy acompañan la información sobre la movilización

La reconstrucción de México tras el terremoto costará cerca de 1.600 millones de euros

Escuelas y patrimonio cultural, objetivo prioritario

Las proyecciones confirman la victoria de Merkel y la irrupción de AfD en el Bundestag

El Partido Socialdemócrata (SPD) ha obtenido un 20,6% de los votos

Rajoy se reúne el martes con Trump en la Casa Blanca

Y el viernes con los líderes europeos en Tallin
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris