Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Artículo opinión  

¡Windsor va!

Pilar Ana Tolosana
Redacción
lunes, 21 de febrero de 2005, 04:03 h (CET)
Una torre en medio de Madrid. Una torre que se incendia sin saber muy bien cómo. Una torre tan alta como la luna en un trance dantesco, en un símil con el infierno, en un record al mejor tentempié.

Pasada ya esa noche destructiva del sábado, y transcurridos unos días para que las estructuras se afianzasen un poquito, unos bomberos briosos y templados entraron en el tostado edificio, y constataron que tenía que ser derruido. Pero caerse por sí solo no se cae, y los vecinos del Carmen en Barcelona pensarán que qué ironías tiene la vida: que inmuebles como los suyos, que creían imperecederos, se desplomen, mientras el Windsor, que todos esperaban que se hundiera, ni ha hecho amago de desfallecer.

Los bomberos-arquitectos fueron muy valerosos al entrar a pelo al escenario incendiado. Vi una imagen en la tele que me recordaban a Bruce Willis y sus compañeros antes de entrar en las naves en las que iban a perforar un meteorito: la película era “Armageddon”… Los bomberos del Windsor, marchaban igual, pero sin escafandras.

Suena aristocrático o a título de saga peliculeril: “Los apagafuegos del Windsor”, cuidando el género, claro… Fueron los verdaderos héroes, y nadie les ha apreciado suficientemente la acción. Debe ser que entraron con casco en ese gigante que podía haberse tambaleado, y esa herramienta, el casco hecho de valía y sudor, les parecía a todos suficiente para que el Windsor no se les echara encima.

Los cuatro intrépidos bomberos del Ayuntamiento de Madrid comprobaron después del paseíllo por las plantas del Windsor, la presencia de pequeños focos de fuego; y que continuaban chicos derrumbes de la construcción de 32 pisos.

El rascacielos de Azca no se abate, pero ha hecho palpitar fuertemente los corazones de todos, y también el del Corte Inglés y las edificaciones que el Windsor tiene al lado. - ¡Vaya regalito! -, pensarán los que allí tenían su empleo, tanto la patronal como los sindicatos.

Noticias relacionadas

Torra y su camarilla de independentistas, desmemoriados pertinaces

“La lesión que hacemos y la que sufrimos no están pesadas en la misma escala. Aesop Fables

Debate en televisión española

Ofrezco en este artículo algunas reflexiones sobre el debate político a cuatro celebrado en el Estudio 1 de la televisión pública

Libertad de expresión

Parece lógica y fácil de entender la diferencia que hay entre rebatir una idea y vejar a una persona solo por el mero hecho de expresarla

¿Cómo se ve atrapada Mervi en los textos de Dickinson para crear esa atmósfera poética?

El libro se hace visible y comienza con una carta de una a otra mujer

Por qué Lucía no votará a Pedro Sánchez

Pedro Sánchez decidió duplicar gastos electorales y arrancarnos del bolsillo a los españoles alrededor 180 millones de euros
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris