Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Antes muerto que en silencio   -   Sección:   Opinión

De pegada de carteles

El día que me pegaron una paliza
Tomás Salinas
@tomassalinasgar
viernes, 6 de mayo de 2011, 07:44 h (CET)
Con trece o catorce años acompañé a un amigo, que a su vez acompañaba a su hermano, a una pegada de carteles. La cosa prometía, uno se sentía mayor, casi un adulto. Era el comienzo de los 80 y todo rezumaba política, debate y controversia. Recuerdo aquella noche minuto a minuto. Llegamos al sitio de encuentro los tres con los cubos, el engrudo, la escoba y una ilusión de narices. Ya había un grupo de gente, ocho democráticos muchachos, metidos en faena, cartel en mano y pega que te pega. “Serán los nuestros”, pensé.

Y para allí que nos dirigimos. Me cago en mi vida, como diría aquél. Nada más decir buenas noches nos cayó encima una pasada de palos de campeonato mundial. Mi amigo y su hermano, tirados en el suelo hechos un ovillo mientras cinco animales les cosían a patadas. Los restantes se entretenían con mi cara, como en una película de las del Bud Spencer y Terence Hill, sopapo por aquí, sopapo por allá. Cuando se aburrieron de golpearnos, con los tres en el suelo, continuaron con su fiesta.

Uno, el más bruto de ellos, cogió un cubo lleno de mezcla y nos homenajeó con un pegajoso baño a la par que los demás se descojonaban convenientemente mientras nos escupían (mira que es difícil reírse y esputar a la vez, pero juro que así lo hacían aquellos hijos de mil padres). Ya terminado el aliño, nos limpiaron las doscientas y pico pesetas que llevábamos, el tabaco y los mecheros (así no tenían que ponerlo todo ellos) y se perdieron entre las calles.

Cada convocatoria de elecciones, cada inicio de campaña me trae a la memoria aquel formidable momento en el que saboreé la dulzura de la democracia. Una semana sin poder moverme fue el precio que pagué por mi participación en una pegada de carteles. Un hermoso episodio de mi vida que no olvidaré jamás. Aquello sí que era participar en libertad, y no lo de ahora, tanto internet y tanta tontería…

Bien. Hablando en serio. Nos dieron una soberana paliza ocho elementos que ni nos conocían y a los que, por suerte para ellos (o para mí, que sabían atizar) no me he vuelto a tropezar por la calle. Así que, si alguno lee esto, que haga el favor de ponerse en contacto conmigo, que quiero agradecerle el detallazo, además de preguntarle por qué carajo nos dieron hasta en el carné de identidad. Porque lo más grande de todo es que nosotros no llevábamos ni carteles, ni pegatinas ni distintivo alguno que les pudiera indicar cuál era nuestro partido político, y hablar, ni mú nos dejaron decir. Sería que ya que estaban de pegada, pues eso, a pegarle a tres chavales, que divierte más. Lo dicho, ardo de ganas de darles las gracias.

Noticias relacionadas

¿Qué puedo hacer yo?

Hasta hoy, el siglo XXI ha sido una sangría inquietantemente evolutiva de Derechos humanos. Dejemos las lamentaciones para iniciar las reparaciones

Okupas, terrorismo y protocolo

“Hay algunos tan obsesionados por la prudencia que, a trueque de evitar cualquier error minúsculo, hacen de toda su vida un error” A. Graf

Degeneración frente a regeneración

Aquellos polvos trajeron estos lodos y no va a ser fácil que la corriente se lleve toda esa ‘porquería’ social y política

Yihadismo que no cesa

Parece que estamos entrando en una nueva etapa de la historia europea

Muchas personas mayores, pero pocas personas sabias

Sólo la actitud que se tiene al ir entrando en años define cuanta plenitud de vida posee una persona de edad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris