Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Libros

Etiquetas:   Crítica de libros   Autores   -   Sección:   Libros

​Fábula, la palabra que profesa vocación de hondura

Abunda en la mutabilidad del lenguaje poético para narrar acontecimientos que gravitan como detonaciones en el aire
Pedro Luis Ibáñez Lérida
viernes, 24 de marzo de 2017, 00:01 h (CET)
En la reflexiva argumentación poética, encontramos fiel aliado en Javier Vela. En Fábula asume el riesgo de constatar, a través de su indagación, lo insustancial en lo pretendidamente auténtico.

2303171 1

LA VERSIÓN DE LA NUEVA FORMA o esa indisoluble apreciación por la reiteración de lo ya nombrado por otros. Es la advertencia que, a modo de sencilla premisa, Julien Gracq nos presenta como tesis, acorde a unos principios que abomina del fariseísmo literario, y que tiránicamente enfatiza lo mediocre y silencia la autenticidad. He ahí la resistencia legítima a no permanecer impasibles ante la degradación que supone olvidar a la lectura del propio hecho escritor. Los libros son viarios. Itinerarios de vida. "Todo libro, como es sabido, no sólo se alimenta de los materiales que le proporciona la vida, sino que también crece, misteriosamente, sobre otros libros; y puede que el genio no sea más que una aportación de bacterias particulares, una delicada química individual en medio de la cual un espíritu nuevo absorbe, transforma y, finalmente, restituye, con una forma inédita, no el mundo en bruto, sino más bien la enorme materia literaria que le precede".

FÁBULA –Fundación José Manuel Lara. Colección Vandalia. 2017- abunda en la mutabilidad del lenguaje poético para narrar acontecimientos que gravitan como detonaciones en el aire. Tras la explosión, el espeso y volátil humo finalmente queda debilitado y consumido en la nada. Los poemas que integran esta obra contienen el ensordecedor apunte de lo cotidiano, pero invitándonos al efímero retiro del solitario banco en el parque, “Guardemos siempre en nuestros pensamientos un breve espacio para lo impensado”. El silencio anota en nuestro cuaderno de viaje su pensamiento. Nos instiga a entrañar la fragilidad, descomponiendo la imagen propia y resultando el incipiente camino de cada día, “En la palpitación de lo visible”.

JAVIER VELA CONJUGA EL ECO SONORO de las pérdidas subiendo el diapasón hasta la misma incertidumbre. Colegir el tiempo en la memoria y, sin embargo, embaucarlo de profecía, “La memoria es un puente derruido / bajo el que fluye un tiempo sin orilla”. Es el designio de lo inasible pero inquietantemente material por el peso de su maleficio, la percepción de un tiempo marchito y otro que en ciernes nos asola, “Tras el aullido cínico del siglo, es necesario oír a los amantes rezar las oraciones que habíamos ignorado, toda vez que, al perderlas, nosotros nos perdíamos también”. Es el aullido de la soledad. Es la bandera de la resistencia desgarrada ante el feroz batir de alas de lo banal y ese sentido último y promisorio que, como canto de cisne, proclama a Nancy Cunard como rebelde con la causa del futuro. En toda lágrima hay una ascendencia de lo deseado, pero también una narración de su tránsito sobre la mejilla y la pugna por recobrar la veracidad de cuanto acontece frente a la fabulación que nombra y seduce. He ahí la poesía y “Así vive el poeta, herido, trasterrado, luego de ser proscrito por el advenimiento de industriales y jueces (…)”.

COMPENDIO DE LUMINARIAS como viático para el viaje que inexorablemente emprendemos, incluso desde la misma quietud, primer y último paso. En la densa introspección de este manual de emociones, Javier Vela significa el mandamiento poético como irrenunciable desapego a lo convencional y palmario, “La palabra poética aporta distancia crítica frente a la realidad”. En este discernimiento hallamos la entereza lírica y su alumbramiento. A saber, el desacato ante lo inevitable y la irrupción honda y misteriosa de los interrogantes, “Ah de la humanidad cuando anochece sobre nuestras cabezas y allá abajo, en el sur, sin que nos demos cuenta, alguien un fósforo celeste”

2303172

VISIONES Y REALIDADES SOBRE NUESTRO MENUDO MUNDO porque “Es la hora de los dioses pequeños”, los que encierran el mito sin leyenda y proclaman “una sed de ánforas sin dueño”. Hallamos en cada una de las páginas inflamadas de este periplo lírico, la distinguida elegancia en la concepción de la palabra como versátil enunciado vital. No dejamos de ser lo que somos por tan distintas versiones con las que pretendemos arrancarnos del anonimato. Ese inventario de pérdidas nos abruma hasta el reconocimiento de nuestra propia identidad, la que fluye sobre las aguas del olvido y se despide dejándonos huérfanos, a solas con nosotros mismos. Y, en todo caso, “Creer solo en el aire que hace ondear las sábanas tendidas. Creer solo en la luz cuyo destello prueba calladamente su existencia”.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La injusticia

Un microrelato de Esther Videgain

El desencuentro

Un microrelato de Esther Videgain

Un ocaso diferente

Una creación poética de Carmen Muñoz

La muerte

Un microrelato de Esther Videgain

El descuido

Un microrelato de Esther Videgain
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris