Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Cine

Etiquetas:   Equipaje de mano   -   Sección:   Cine

Películas proscritas

El director del festival de Sitges declara ante el juez por exhibición de pornografía infantil
Pablo Lázaro
jueves, 5 de mayo de 2011, 07:36 h (CET)
El director del Festival Internacional de Cine Fantástico de Sitges, Ángel Sala, ha declarado esta semana ante el juez para defenderse de su imputación por un delito de exhibición de pornografía infantil por haber permitido el pase de la polémica película ‘A Serbian film’ en el certamen del año pasado.

Sala ha presentado el making off del filme para demostrar que en su grabación únicamente se utilizaron muñecos para las escenas de sexo en las que aparecen menores y fueron objeto de la denuncia. En dicha película, aparecen dos escenas simuladas que supuestamente pueden traspasar la legalidad: la violación de un recién nacido y otra de sexo con un niño de cinco años.

Tras conocerse su imputación, una decena de directores de festivales de cine españoles firmaron un manifiesto de apoyo al director del festival y lamentaron que la responsabilidad recaiga en un programador cultural, y no en los "teóricos responsables" de tales contenidos, “en todo caso, el director y los productores”. Además, arguyen, la cinta ha sido presentada en ciudades como Bruselas, Montreal, Londres, San Francisco, Toronto, Cannes y Santa Mónica, "sin que nadie haya elevado denuncia judicial alguna".

La polémica acompañó a la cinta desde su estreno. La extrema brutalidad de sus imágenes no deja indiferente al espectador, el cual siente un rechazo instintivo al verlas. Pero una cosa es eso, y la otra, bien distinta, es llevar el asunto a los tribunales. Porque lo verdaderamente obsceno, inmoral e ilegal no es ‘A Serbian film’, sino que lo que ésta narra sucede en la vida real, por mucho que nos empeñemos en mirar para otro lado.

El cine, el arte, es un espejo de nosotros mismos. Películas como ésta nos recuerdan lo más bajo de la condición humana, el cómo somos capaces de hacer cualquier cosa, incluso maltratar al prójimo o explotar a un ser humano indefenso, con tal de enriquecernos o simplemente por el placer de hacerlo.

Por mucho que el juez condene a Ángel Sala, y se prohíba la exhibición de ‘A Serbian film’ en nuestro país, se harán nuevas películas sobre los aspectos más escabrosos de nuestra humanidad. Por más que se prohíban todas ellas, esta realidad seguirá existiendo, si no se ponen los medios para combatirla. Este tipo de cine, al menos, nos recuerda que no vivimos en el mundo de fantasía y color que nos gustaría, sino en el mundo real.

Noticias relacionadas

Organizadores de la Fiesta del Cine achacan los resultados al buen tiempo, a la Champions y a Cataluña

La fiesta seguirá celebrando ediciones

Cine oriental en Sitges

El cine fantástico y el de terror permiten abordar los miedos desde su catarsis o desde la distancia de seguridad que los encuadra en clave de ficción

Cine de autor fantástico en Sitges

Los universos cinematográficos, igual que las personas que los crean, sufren la tensión de lo clásico vs. la vanguardia

Cincuenta años del Festival de Cine de Sitges

'La forma del agua' es una película llena de esperanza

Jean Pierre Lèaud: "Hacer cine implica para mí hacer cine de autor"

La película se desarrolla en el sur de Francia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris