Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Buñuelos de viento   -   Sección:   Opinión

La excusa del perdedor

"Antes era el Barça el que acusaba a los árbitros ¿Por qué ha cambiado esto?"
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
miércoles, 4 de mayo de 2011, 07:18 h (CET)
Antes de que hordas de cabreados madridistas se me echen encima sépase que yo también lo soy. Descafeinado, rebajado, sin alcohol o Light, como ustedes quieran, pero madridista.

Puesta la venda antes de cientos de piedras aterricen sobre mi cabeza diré que las excusas de la injusticia arbitral están tan vistas como aquella de "es que el profe me tiene manía".

Equivocaciones arbitrales han existido siempre, son una parte más del juego y hay que contar con ellas. Seguro que se equivocan menos que Cristiano Ronaldo el pueblerino millonario que se cree el rey del mundo. Un futbolista, cualquiera, falla muchos pases a lo largo del partido, pierde balones o se los deja quitar y envía infinitamente más tiros fuera de los tres palos que al interior. También se equivoca, también es humano, pero la rabieta va siempre contra el árbitro y sus inevitables errores.

Lo de culpar al árbitro, a la UEFA o al presidente de la Federación de las derrotas consecutivas se está convirtiendo en el Real Madrid en algo habitual. Tal vez si Mouriño fuese menos prepotente, más humilde y menos chillón las cosas funcionarían de otra manera. En los últimos tiempos son más noticias sus voces que los goles de sus jugadores, se habla más de sus fracasos que de sus éxitos, de sus enfados que de sus sonrisas.

Hoy por hoy en Barcelona es mejor equipo, tiene una mejor concepción del fútbol y se ha convertido en una máquina de controlar el balón y hacer con él lo que quiera. Quizá la razón haya que buscarla en que no se puede formar un equipo victorioso de la noche a la mañana, firmando talones y ya está, sino en tener paciencia e invertir tiempo y dinero en conseguir consolidar un equipo y un estilo de juego. Hoy el real Madrid tiene demasiadas prisas, carece de ese sello de calidad que enaltece a los grandes equipos, hechos, renovados y mantenidos a lo largo de los años.

Hubo tiempos en que el de las excusas era el Barça, ahora es el de los triunfos, mientras las excusas las tenemos que buscar nosotros. La culpa puede ser de Mou, pero no estaría de más averiguar si la responsabilidad puede llegar más arriba.

Noticias relacionadas

Una guerra que nos ocultaron por ochenta y seis años

Hace ocho décadas estallaba una de las primeras guerras encendidas por la chispa del petróleo, que en las siguientes décadas encendería llamas de avaricia imperialista sin precedentes

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLII)

Lo que siguió a esto fue una querella criminal contra estos sacerdotes del Opus Dei

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLI)

Poderoso señor es don Dinero

Cuando ruge la marabunta

Este 18 de julio me ha evocado la película de Byron Haskin (1954)

Límites de la justicia

​Discrepamos del enfoque del abogado Carles Mundó, político adscrito a ERC, respecto a las consecuencias del 155 en el cambio de orientación de las perspectivas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris