Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Fútbol

Etiquetas:   Fútbol / Champions League   -   Sección:   Fútbol

FC Barcelona – Real Madrid: Bello empate que guía a los culés hacia la final de Wembley (1-1)

Pedro y Marcelo ponen el mejor final posible al poker de Clásicos
Sergio García
@GaricaSergio
martes, 3 de mayo de 2011, 21:00 h (CET)
Fin a las farsas y al cruce de declaraciones. Tocaba hablar en el fino y mojado césped del Camp Nou y el duelo entre los grandes españoles no defraudó. Con un Real Madrid más abierto, las idas y venidas se sucedieron en el camino hacia la final soñada. Pedro enterró la fe blanca a los pocos minutos de la reanudación, pero Marcelo, en un impulso de orgullo merengue, puso el empate final. El Barça, a por la cuarta Orejona.




Pedro celebra con Villa el gol del Barcelona.


Ficha técnica
1- F.C.Barcelona: Víctor Valdés (2); Dani Alves (2), Mascherano (2), Piqué (3), Puyol (3); Sergio Busquets (2), Xavi (3); Iniesta (3); Pedro (3), Villa (2); Messi (3).

1– Real Madrid: Iker Casillas (3); Arbeloa (3), Albiol (1), Carvalho (2), Marcelo (3); Lass Diarra (3), Xabi Alonso (3); Cristiano Ronaldo (2), Kaká (1), Di María (2); Higuaín (2).

Cambios: En los catalanes Keita (2) por Villa (min.73), Abidal (-) por Puyol (min.90) y Afellay (-) por Pedro (min.90). En el Real Madrid Adebayor (0) por Higuaín (min.55) y Özil (0) por Kaká (min.59).

Goles: 1-0 Pedro (min.53), 1-1 Marcelo (min.63)

Árbitro: Frank de Bleeckhere (BEL) (2). En los culés mostró tarjeta a Pedro (81'), mientras que en el conjunto merengue amonestó a Carvalho (12’), Lass (57'), Xabi Alonso (68'), Marcelo (74') y Adebayor (84').

Incidencias: Partido correspondiente a la vuelta de las semifinales de la UEFA Champions League. 95.701 espectadores en el Camp Nou, Barcelona. Terreno de juego en buenas condiciones. Lluvia en la Ciudad Condal.

Datos destacables
Lo mejor: La cuarta
Wembley espera el reencuentro del barcelonismo. Allí, donde todo empezó. Un estilo inigualable.

Lo peor: Bengala
Un descerebrado lanzó una bengala contra el público merengue en el inicio del segundo tiempo. Lamentable y patético.

El dato: Más finales europeas
Según informa el Twitter 2010Misterchip, el club barcelonista supera al Real Madrid como equipo con más finales (17) en toda la historia de las competiciones europeas.
Así lo vivimos

Para aniquilar el penúltimo round europeo, Pep Guardiola dispuso de su mejor once en el tendido. De esta manera, Tarzán Puyol ocupó el lateral, mientras que Piqué y el soberbio Mascherano fueron la pareja de centrales. En la medular, Xavi, Busi y don Andrés Iniesta se encargaron de abastecer de balones a los Messi, Villa y Pedro, formantes de la tripleta atacante y hambrientos de gol. Un equipo de leyenda, vaya.

Por su parte, el hotelero Mourinho planteó variantes tácticas y apostó por una alineación titular novedosa para contrarrestar el resultado advero de la ida. Adiós al famoso y musculoso trivote con las bajas en el centro del campo. Y con nueve de referencia, por fin. Con estas, el luso plantó a Higuaín en la delantera, bien secundado por Di María y CR7 por bandas y Kaká como enganche, que dejó en el banco al genio Özil.

Un Real Madrid aguerrido y ambicioso presionó muy arriba en los primeros compases del choque ante un conjunto culé desenfuchado. Mordían los blancos y Cristiano Ronaldo sacaba el orgullo en dos aventuras individuales para liberar líneas de presión. Sorprendentemente, el conjunto merengue imperaba en el rectángulo de juego. El Barça, mientras tanto, se mostraba inhibido y dudoso, pues existía demasiada dificultad en la salida ante unos merengues muy bien posicionados.

Pero la maquinaria culé fue entonándose muy a pesar del empuje madridista. Se rompía el partido a las primeras de cambio y la Champions ofrecía la versión más vistosa del Clásico. Y es que los pupilos de Mourinho arriesgaban adelantando filas y cuando los barcelonistas superaban la primera línea de presión encontraban superioridad numérica con facilidad. No había otra opción para los de la Capital.

El laboratorio de Pep pudo enterrar la fe blanca en el ecuador del primer tiempo con un cabezazo a bocajarro de Busquets a la salida de un córner. Era el primer aviso. Messi, diez minutos después, golpeó para los culés con un tímido y colocado disparo, pero el meta madrileño repelió en dos tiempos.

Acto seguido, otra vez el argentino probó fortuna con un chut que cruzó en demasía. El Barça crecía, se palpaba el gol en la Ciudad Condal. El azote azulgrana no se detuvo ahí, pues Villa culminó un contragolpe venenoso que despejó con una palomita el cancerbero visitante. El Santo aparecía y mantenía vivo al Real Madrid. Se diluía la agresividad merengue.

El cansino Messi volvió a engatillar desde el interior del área, pero el derechazo del argentino encontró igual respuesta de Iker Casillas, que se erigía el héroe de los suyos y mantenía la esperanza del madridismo. Al final, pequeña tregua antes del descanso y futbolistas a túnel de vestuarios.

Goles, empate y Wembley
Pintaba igual. Lindísimo. Igual de agresivo y adelantado el Real Madrid en busca del tanto para soñar. Y, normal, la polémica hizo acto de presencia, entre comillas. Cristiano cayó, tocó a Mascherano y el colegiado no dudó en señalar infracción mientras Higuaín colocaba el esférico en el fondo de las mallas. Dudoso cuanto menos.

Prometía el segundo tiempo con espacios y fútbol. La presión fundió a los blancos y llegó el contraataque letal de los locales. Esta vez no hubo perdón. El dulce Iniesta inventaba una asistencia mágica y Pedro, cual killer en el mano a mano, hacía enloquecer al público local. Gozaban los culés.

Entretanto, el conjunto de Mourinho quería morir con orgullo y no cedía en su ambición hacia el gol. Y lo encontró. Error lamentable en defensa del Barça y Di María lo aprovechó para plantarse solo ante Valdés. El argentino estrelló contra la madera su primera intentona, pero Marcelo, en segunda instancia, ponía las tablas en el luminoso al cazar el pase de la muerte del 'ángel' Di María.

Fue entonces cuando apareció el cansancio y pesaron las piernas. La eliminatoria estaba vista para sentencia. Saltó al terreno de juego Adebayor para afear el encuentro y Guardiola optó por la espectacular ovación al recuperado Abidal en detrimento del querido capitán. Al final, empate, fútbol y goles. Así sí, Mourinho, pero insuficiente. ¿Por qué? Por el fútbol. El Barça, a Wembley. La Champions espera encumbrar al campeón español.

Noticias relacionadas

El Madrid sella el Bernabéu (3-0)

El grupo de Zidane vuelve al triunfo como local ante un osado Eibar

Real Madrid - Eibar: Examen en el Bernabéu (dom, 20:45)

Los merengues buscan disipar las dudas tras un mal inicio ante su afición

El Villarreal arranca un punto al Slavia y se aferra al liderato

Los de Javi Calleja igualan en tres minutos un encuentro que llegaron a perder por 0-2

Valverde: "Messi supera registros imposibles y rompe barreras"

Celebra los buenos resultados de sus 100 días al frente del club

El Atlético empata en Bakú y se queda al borde del abismo

Los de Simeone, incapaces de hacer un gol al Qarabag, se complican el pase a octavos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris