Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Las fatigas del saber   -   Sección:  

Tras los pasos de Mafalda

La tira cómica de Quino sigue de actualidad
Sonia Herrera
@sonia_herrera_s
martes, 3 de mayo de 2011, 08:31 h (CET)
Mirando de manera casual el santoral me sorprendí al descubrir que ayer, 2 de mayo, aparecía escrito lo siguiente: Mafalda, beata. Me pareció insólito. Un día antes, beatifican a Juan Pablo II; al día siguiente descubro que Mafalda también es una beata. Irremediablemente me exalté: ¡El mundo se ha vuelto loco! ¡Cuánto golpe de pecho y mantilla! ¿Estaremos volviendo a la Edad Media? ¿Acaso nos van a santificar a todos/as? ¡No puede ser!

Tras el estupor y dejándome llevar por la curiosidad averigüé que Mafalda había sido Infanta de Portugal y reina de Castilla, que a la muerte de su padre debería haber recibido el castillo de Seia así como todas las rentas que allí se producían y que tenía derecho a utilizar el título de reina. No se lo permitieron. Su hermano, Alfonso II el Gordo, impidió que su hermana pudiera recibir los títulos y derechos que le correspondían. Después de eso, Mafalda ingresó en un convento de monjas cistercienses hasta su muerte en 1256.

Seguí leyendo intrigada y resultó que, etimológicamente, Mafalda significa “fuerte en el combate” y entonces pensé en aquella niña argentina educada en una familia de clase media que, sin duda, en el combate dialéctico siempre fue la más fuerte.

Y es que para mí ese “Mafalda, beata” no tenía ningún sentido. Para mí Mafalda solo hay una y siempre será esa niña de 6 años (¿o 47?) que nunca creció, pero que continúa dándonos grandes lecciones sobre este mundo “chambón y jodido” en el que nos ha tocado vivir.

Esa niña, madura e incisiva, lleva casi cinco décadas recordándonos que el mundo del cómic no es solamente manga japonés y superhéroes de firma estadounidense, ya que el humor gráfico iberoamericano siempre ha sido de gran calidad y ha estado dotado de una carga crítica y pedagógica importantísima.

Y no sé si sería una coincidencia, pero hace unos días me regalaron un libro de tamaño enciclopédico: Todo Mafalda. Una compilación imprescindible y a la vez una invitación constante a recapacitar sobre toda una suerte de situaciones políticas, económicas y culturales que no hemos sabido gestionar desde los años 70. Porque lo realmente preocupante es que las reflexiones de Mafalda y de Quino, su padre de carne y hueso, siguen de ferviente actualidad.

Seguimos sin encontrar soluciones para problemas que nos preocupan desde hace mucho tiempo y continuamos alimentando una larga lista de desigualdades (demasiado larga) que en Las venas abiertas de América Latina de Eduardo Galeano se describía con estas atinadas palabras: “La fuerza del conjunto del sistema imperialista descansa en la necesaria desigualdad de las partes que lo forman, y esa desigualdad asume magnitudes cada vez más dramáticas”.

Y leyendo ese crudo enunciado que resume sin tapujos la crueldad del sistema, me doy cuenta de que debemos seguir los pasos de Mafalda y sacudir el polvo al globo terráqueo para quitarle de encima las anquilosadas sinrazones que lo marchitan. Sin perder a esa niña o niño que todos llevamos dentro, que pregunta y cuestiona absolutamente todo porque perder el sentido crítico de la infancia nos convierte en adultos y adultas pusilánimes que dejan de reclamar Justicia y deciden dejarse llevar por la inercia y seguir comiendo la sopa que nos dan sin rechistar. Ya lo decía la propia Mafalda: “Qué tranquilidad reinaría hoy en este mundo si Marx no hubiera tomado la sopa”.

Creamos, como hicieron ella y Quino, en las generaciones futuras; en una cultura y unas tiras cómicas transformadoras que creen conciencia; en el inconformismo de la humanidad que produce cambios; en la paz y los derechos humanos; en la lucha contra el racismo, las armas y los convencionalismos… Hagámonos preguntas y debatamos sobre el orden establecido al más puro estilo de Mafalda, porque nada nos vendrá dado.

“Cuando sea grande voy a trabajar de intérprete en la ONU y cuando un delegado le diga a otro que su país es un asco yo voy a traducir que su país es un encanto y, claro, nadie podrá pelearse. ¡Y se acabarán los líos y las guerras y el mundo estará a salvo!”. Ojalá fuera así, Mafalda, ojalá.

Noticias relacionadas

De septiembre a julio de 2014, tiempo de ERE en el Liceu

Periodos sin actividad artística

Descubren una ciudad maya oculta durante siglos

Hallazgo en la selva del este de México

¿Qué lugares de Siria están en la lista de Patrimonio Mundial en Peligro?

Espacios reconocidos por su "valor universal excepcional"

Fotografías inéditas para unir los hogares de Picasso

Las viñas, huertos se mezclan con documentos y libros exclusivos del artista

La Sociedad Max Planck se lleva el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional

En sus institutos trabajan más de 4.000 investigadores jóvenes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris