Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Bin Laden y El Mago de Oz

Estados Unidos ha vuelto a matar a Osama
Mario López
martes, 3 de mayo de 2011, 07:23 h (CET)
Hace ya más de una década pasé mis vacaciones de verano en California (USA). Estuve unos días en casa de mi querido amigo bioquímico Juan Carlos Marvizón –hoy en día profesor en UCLA y responsable de la salud de la mujer en la ciudad de Los Ángeles-. Mi amigo me aseguró que para comprender el alma del pueblo americano había que leerse El Mago de Oz. Más tarde me di cuenta de hasta qué punto era cierta esa intuición de mi amigo.

Con los años he ido comprendiendo que la política exterior americana o, mejor, el relato que de ella hace su administración, está íntegramente fabulada por guionistas profesionales. Cuatro años antes de pisar Los Ángeles, yo había acabado mis estudios de guionista de cine y conocía muy bien la obra de Syd Field y William Goldman, así como la obra crítica de Vladimir Prop y las transformaciones mágicas del cuento folclórico. Sin ir más lejos, la guerra que exterminó al pueblo indio y que se desarrolló durante la segunda mitad del siglo XIX, y que tiene su colofón en la primera guerra externa americana contra España en el Caribe, es un buen ejemplo de ello.

El antropólogo Dee Brown dejó escrito un formidable testimonio de aquel macabro episodio de la historia de la humanidad en su imprescindible libro “Enterrad mi corazón en Wounded Knee”, impecable y de un rigor histórico insólito. Basándose en esta obra, el escritor francés Jean-Michel Charlier escribió el guión de la fantástica historia de El Teniente Blueberry, ilustrada por el genial artista gráfico Jean Giraud (Moebius). Pues bien, el público americano despreció la obra de Dee Brown y elevó a la gloria al Teniente Blueberry. El espíritu del Mago de Oz ya había calado en el alma americana.

Cuando lo de Cuba, la administración norteamericana aún no contaba con ese formidable taller de magia mediática que es Hollywood –del que habla con una clarividencia inquietante el escritor ruso Ilia Ehremburg en su obra “Fábrica de sueños”-, y se tuvo que conformar con el periodismo amarillo de Hearst y Pulitzer para dar la versión más acorde con el Mago de Oz de la guerra contra España.

Para no extenderme demasiado, haré una elipsis temporal. Hoy se nos ha anunciado que mataron a Osama Bin Laden y que su restos fueron sepultados en la procelosa e inconmensurable mar océana. Yo le daría crédito si no fuera porque en 2007, un mes antes de ser misteriosamente asesinada, la ex presidenta paquistaní Benazir Bhutto ya nos había anunciado que Osama Bin Laden fue asesinado por Omar Sheikh. Y es mejor que sea así, porque si, de verdad, la administración Obama hubiera asesinado a Bin Laden y hubiera arrojado su cadáver al mar, tal y como se nos quiere hacer creer, la actual administración norteamericana habría dejado a los asesinos del caso GAL en pañales. Pero, insisto, a Bin Laden lo mataron hace cuatro años. El mensaje de Obama al pueblo americano no es más que un nuevo capítulo de El Mago de Oz. Y lo afirma este que está al borde del sepulcro; así que os lo podéis creer.

Le han vuelto a matar

Benazir Bhutto afirmó en noviembre de 2007 que Osama Bin Laden había sido asesinado por Omar Sheikh. Un mes después ella misma fue asesinada. Hoy se nos anuncia a bombo y platillo que un comando norteamericano acaba de asesinar a Osama Bin Laden. Se nos dice que su cadáver ha sido depositado en el fondo marino, sin especificar el punto geográfico preciso para evitar que se convierta en centro de peregrinación. Sí que es una idea peregrina hacerse a la mar para depositar unas flores en el sepulcro marino del líder islamista, pero temer que tal cosa se lleve a cabo me parece más peregrino aún; se ve que el Pentágono y yo no dormimos juntos (los que duermen sobre el mismo colchón, son de la misma opinión).

Nunca se ha probado que Osama Bin Laden estuviera detrás de los atentados del 11-S. De hecho, es una hipótesis que cada vez cuenta con menos adeptos. Que la administración estadounidense hubiera matado a Bin Laden, en lugar de apresarle con vida, es algo que se podría explicar fácilmente conociendo, como se conoce, el poco interés que la administración tiene por dar a conocer una versión de los atentados del 11-S diferentes a la oficial. Pero Benazir Bhutto dijo que Obama Bin Laden fue asesinado por Omar Sheikh, y yo me lo creo.

Noticias relacionadas

¿Seguiremos soportando desplantes de la CUP y los separatistas?

¿España no es capaz de acabar, de una vez, con semejantes incordios?

Por un estado de ánimo más armónico

El ser humano tiene que despertar y hacer posible un mundo libre y responsable

Las Ramblas

Sor Consuelo: ¡Divina-mente!

Bella Rusia

Rusia está avanzando y modernizándose, pero le queda una considerable tarea en bastantes aspectos

Las cosas que deben cambiar ante el terrorismo yihadista

P. Piqueras, Girona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris