Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   -   Sección:   Opinión

Con la intención basta

Tonia Etxarri
Redacción
sábado, 19 de febrero de 2005, 04:51 h (CET)
Sostenía el consejero Balza, la pasada semana en una charla informal con periodistas, que no había que bajar la guardia porque los últimos datos de acoso terrorista contra las casas del pueblo y los atentados con coche bomba y anuncio previo revelaban que los amigos de la ilegalizada Batasuna estaban «caldeando» el ambiente. Este mensaje no lo suscribía la mayoría del ejecutivo de Ibarretxe y, además, contrastaba con el de Zapatero que, acaso con el entusiasmo del principiante, llegó a creer que él iba a conseguir el sueño acariciado por todos los presidentes que le antecedieron en el gobierno de España desde la Transición: el fin del terrorismo.

Podríamos haber estado a punto de volver a creer en que la pesadilla se acaba. Sobre todo porque la persecución judicial, política y policial ha ido quitando oxígeno al entramado del negociado terrorista. Pero los hechos, de momento, dan la razón al consejero de Interior. De esperanza en un proceso de paz acababa de hablar el socialista Eguiguren mientras el terrorista de Basauri, detenido antes de que cometiera su premeditada matanza, afilaba la raqueta de tenis para camuflar su fusil de precisión. Un método de preparación de los atentados tan sofisticado que ni se le hubiera ocurrido al mismísismo asesino del presidente Kennedy. Después de que la mitad de Batasuna apoyara el plan Ibarretxe, ETA tiene el suyo. Otegi ya podía dejar sobre Anoeta un mensaje de voluntad de «sacar el conflicto de las calles», pero si el activista del fusil tenía en su punto de mira, y nunca mejor dicho, al socialista Ares y a los populares Barreda y Basagoiti, señal de que los terroristas sienten una imperiosa necesidad de demostrar su fuerza. Seguramente estos tres políticos vizcaínos, constitucionalistas, han formado parte de las listas macabras de ETA en muchas ocasiones y que sólo ellos y su entorno han acusado el golpe. Pero esta vez la diligencia policial ha destapado la cloaca.

Estamos ya en tiempo de descuento electoral y Batasuna sabe que sólo podrá contabilizar sus miles de votos nulos. Si volvemos a un Parlamento sin Batasuna como el que existía durante el primer Gobierno vasco, volvemos a los 80. A todos los efectos, porque ETA , ahora que ya ha pasado la conmoción diaria tras el 11-M, parece dispuesta a extender el sufrimiento con la selección de sus víctimas políticas. Los socialistas, que han dicho que no pactarían con el PP, que tampoco con el PNV y que quizás con IU, deberían centrarse. Ahora que a Zapatero le han aconsejado que recuerde al gran Onaindia, hay que remitirle sus reflexiones sobre la unidad de acción con el PP, en calidad de víctimas del terrorismo. A él, entonces, muchos de sus compañeros tampoco le entendían, aunque ahora lo citen. Conviene no despistarse. Además, dentro de nada saldrá una encuesta del Gobierno vasco dando al PNV-EA casi, casi, la mayoría absoluta. Se admiten apuestas.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris