Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Al borde del precipicio   -   Sección:  

La dura vida del entrenador

Antonio Valencia
Antonio Valencia
jueves, 17 de febrero de 2005, 23:51 h (CET)
Las declaraciones del entrenador del Valencia, Claudio Ranieri, quejándose amargamente del trato que le está dispensando la afición ahora que los resultados no son los que se esperaban, ponen de manifiesto la volubilidad de los aficionados a este deporte, tan propensos a levantar ídolos como a echarlos abajo al mínimo resbalón.

Este miedo al fracaso es, casi con toda seguridad, el que lleva a los entrenadores a pedir a la directiva, nada más llegar al club del que se trate, el fichaje de varios jugadores de confianza del entrenador, que o bien son de su misma nacionalidad o bien han coincidido con él en algún equipo.

Pero con esta petición, lo que hacen es poner en peligro tanto al club como a ellos mismos. Al club, porque le obliga a un doble desembolso: lo que cuesta fichar a los jugadores nuevos más lo que cuesta despedir a los que no caben en el nuevo esquema. Y a ellos mismos, porque lo que se transmite a la afición es que los jugadores más válidos son los "amiguetes" del entrenador, y en el momento en que dejen de ganarse dos o tres partidos, las iras se centrarán en esos jugadores y, sobre todo, en el que mandó traerlos.

Si a todo esto sumamos el efecto "bola de nieve" que tienen sobre los aficionados los titulares de la prensa, tanto deportiva como generalista, que habitualmente exageran tanto lo bueno como lo malo, tenemos ya los ingredientes para que los entrenadores tengan la maleta siempre a punto por lo que pueda suceder, y que de hecho siempre sucede, al menos en España.

De todos modos, aún reconociéndole a Ranieri la razón que le asiste en lo que dice, no es menos cierto que él sabe de sobra dónde se ha metido. Su trayectoria como entrenador es ya dilatada, y además ya estuvo en la ciudad del Turia en una etapa anterior, donde dejó muy buenos recuerdos el año de su marcha, Copa del Rey incluida.

Quizá esto haya jugado en su contra, pues ha podido despertar más ilusiones de las debidas, teniendo en cuenta además que su antecesor venía de ganar dos Ligas y una UEFA en tres años.

Así pues, estamos ante una profesión con un alto grado de temporalidad y, salvo en el fútbol profesional, con sueldos no demasiado altos, y en cualquier caso inferiores a la de sus subordinados. ¡Y los sindicatos sin enterarse!

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris