Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Democracia   Política   -   Sección:   Opinión

Una democracia útil

La democracia fracasa cuando se centra en la lucha entre partidos y no en resolver los problemas
Guillermo Valiente Rosell
viernes, 17 de marzo de 2017, 11:16 h (CET)
En España sigue faltando mucha pedagogía democrática. Nos cuesta entender que votar a un partido no significa compartir todas sus ideas y defenderlo a ultranza, tan sólo supone darle una oportunidad en los próximos cuatro años. Tampoco entendemos que apoyar una causa o una movilización no significa estar de acuerdo con absolutamente todo lo que defienden quienes se movilizan, y viceversa.

No comprendemos que dentro de cada partido, sindicato, organización o movimiento social hay muchas personas, con diferentes comportamientos, opiniones e inquietudes, y que por tanto es un error criminalizar colectivos como si fueran un todo homogéneo. Al que no opina como nosotros lo consideramos un rival, no alguien con quien dialogar, negociar y pactar. Seguimos pensando que la política es fútbol y que hay que ser del Madrid o del Barça, y al enemigo ni agua.

Mientras no cambiemos nuestra forma de ver la política y continuemos malgastando nuestras energías en el eterno duelo a garrotazos, España seguirá a la deriva.

La democracia es un sistema de gobierno que debe servir para solucionar problemas, no para generarlos, y habrá fracasado si se limita a ser una mera lucha por llegar al poder. Un parlamento democráticamente elegido representa a un pueblo, y todos los partidos políticos presentes en él no son bandos enfrentados e irreconciliables, sino meras formas de expresión de las diferentes voluntades y opiniones de la sociedad.

Cuando la democracia se polariza y se centra en la lucha entre partidos en lugar de en resolver los problemas comunes entre todos, termina siendo un lastre más que una garantía para el progreso. Eso no significa que haya que dejar de lado el debate ideológico, o mejor, de las ideas, sino que simplemente éste ha de llevarse a cabo dentro de un marco de entendimiento y de respeto hacia el otro.

Por eso, los discursos que nos presentan a los políticos como enemigos no ayudan. Es mentira que seamos un gran pueblo con malos políticos. Nuestros políticos no son más que nuestro propio reflejo. Las simplificaciones y las generalizaciones en política siempre son peligrosas, pues conducen al radicalismo y a la sustitución de las propuestas por las quejas.

La historia nos ha enseñado cómo la democracia suele ser capaz de solucionar sus propios errores y cómo las sociedades que se responsabilizan de sus propios fracasos y que hacen frente unidas a los retos que se les plantean salen adelante. España ha estado siglos enzarzada en disputas civiles que no conducen a ningún lado. Sólo haciendo mucha pedagogía desde la política lograremos que la sociedad crea verdaderamente en la democracia y contribuya a su perfeccionamiento. Ése es el mejor camino para el progreso de España.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Quisicosas de la política nacional

“El éxito es la capacidad de ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo” Winston Churchill

Preferiblemente otro día

Hacía un tiempo, Francisco de la Torre había declarado que no concurriría como cabeza de lista en las próximas locales

Los artistas mueren jóvenes

La corta vida del poeta

La verdad os hará libres

¿Qué verdad hace libres?

Envidia, odio y celos te debilitan y consumen

Pensamos y vivimos en gran parte de una manera inconsciente e irreflexiva
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris