Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Tiza y tijeras: es la hora del Islam

José Francisco Sánchez (Valencia)
Redacción
viernes, 18 de febrero de 2005, 08:50 h (CET)
Intento desentrañar, con la perplejidad habitual para estos casos, la página casi completa de sociedad del "Diario de Valencia" que Héctor González cede al Centro Islámico de Valencia para difundir sus argumentadas peticiones a la Administración Educativa solicitando más aulas públicas para el adoctrinamiento religioso privado mahometano. El artículo en cuestión, incoloro, inodoro e insípido en su conjunto, como la más pura y cristalina de las aguas en un folleto turístico, está redactado con tanta imparcial diplomacia que, al terminar de leerlo, casi dan ganas de probar suerte en el derrotero ideológico que se describe. Y no es publicidad pagada, sino gratuita.

So capa de armiño y cordero, Ridha Elbarouni, presidente de la entidad, expone quejoso y cargado de razones, las exigencias insatisfechas del nutrido colectivo para poder atender específicamente desde el punto de vista formativo a los aproximadamente tres mil menores que han venido a crecer en un medio musulmán dentro de la Comunidad Valenciana: Dinero para tiza. Pero hay más de lo que se dice: lo que se oculta.

Desde el monopolio de la palabra, y entre la maraña de detalles accesorios, el portavoz autorizado de la institución olvida especialmente mencionar como el cien por cien de los pequeños varones que cae en manos de este piadoso entorno cultural, son mutilados en serie en sus genitales, entre los tres y los siete años, y como algo mucho más terrible ocurre con buena parte de las niñas. Y también se le olvida preguntar al respecto al buen Héctor. El estro de que "la letra con sangre entra" forma, precisamente, parte central de la misma espeluznante tradición islamista y, seguramente, dentro de poco se llegará a reclamar oficialmente, también, subvención de Sanidad para perpetrar estos sacrificios humanos tan familiares, presuntamente agradables a Dios, a sus profetas y a toda su corte angélica. Dinero para gasas, tijeras y tintura de yodo. Tierra, trágame.

Noticias relacionadas

Votar a un gobernante no es un derecho, es una aberración

Insumisión, Resistencia y Confrontación

El feminismo radical dilapida crédito, cayendo en un espantoso ridículo

“Hablamos de feminazis… no de feministas normales, de infantería. Sino de feminazis y sus mariachis” Arturo Pérez-Reverte.

La palabra construye o destruye. Sepamos elegir

Políticamente incorrecto

Candidatos y democracia

La aparición de cuatro generales en el escenario político español resulta cuanto menos chocante

​La política de la posmodernidad

Algo cambia en el panorama político español. Parece que la sociedad sean aficionados pendientes del mercado de fichajes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris