Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Al borde del precipicio   -   Sección:  

Vuelve el hermano pobre

Antonio Valencia
Antonio Valencia
miércoles, 16 de febrero de 2005, 01:46 h (CET)
Mañana y el jueves se disputan los dieciseisavos de final de la Copa de la UEFA, antaño competición de gran lustre y hoy torneo de poca monta ante el imparable avance de la Liga de Campeones, sustituta de la Copa de Europa de toda la vida. Cinco equipos españoles toman parte en esta ronda, los cuatro que empezaron más el Valencia, "rebotado" de la máxima competición continental.

Digo lo de torneo de poca monta porque, consciente o inconscientemente, la propia UEFA ha herido de muerte a la competición que lleva su nombre. Las decisiones encaminadas a hacer de la Liga de Campeones un torneo de resonancia a nivel mundial han minado considerablemente a esta competición, que ni siquiera con la absorción de la antigua Recopa ha podido recuperar su prestigio.

Lo que ha matado a la antigua Copa de Ferias es que los países "grandes" (España, Inglaterra, Alemania e Italia) tengan cada uno hasta cuatro representantes en la Liga de Campeones. Esto hace que a la Copa de la UEFA vayan los clasificados en quinto y sexto lugar de estas ligas. Si además quitamos a los dos primeros clasificados de países "medios" (Holanda y Portugal pueden ser buenos ejemplos), tenemos una competición plagada de equipos mediocres y con escaso interés mediático.

La situación ha llegado a un punto en que la competición sólo es rentable para los clubes si hay detrás ingresos televisivos, pero esto no es lo habitual. En España, sólo Athletic y Villarreal sacan tajada de todos sus partidos. En el otro platillo de la balanza, los partidos del Sevilla y del Zaragoza se han visto en televisiones locales, y no en todos los casos. Me viene a la memoria la participación del Rayo Vallecano hace algunas temporadas en esta competición, cuando perdió dinero pese a llegar hasta los cuartos de final, debido a que ninguna televisión se interesó por sus partidos.

Este año se han tomado medidas para tratar de paliar el desastre, tales como la creación de una liguilla intermedia. Es un paso en la buena dirección, pero hasta que no se repartan los derechos televisivos tal y como sucede en la Liga de Campeones, con cantidades fijas por participar e ingresos adicionales por victoria y por ir superando rondas, me temo que esta competición no va a interesar a nivel televisivo. ¡Qué nostalgia de aquellos tiempos en los que se podían ver hasta tres partidos de UEFA en el mismo día! ¿Cómo? ¿Que no se acuerdan? Pues hace menos de diez años de esto. Cómo hemos cambiado.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris