Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ser o no ser   -   Sección:   Opinión

Arte de recibir

Manuel Alcántara
Redacción
miércoles, 16 de febrero de 2005, 01:39 h (CET)
Ahora que dicen que ha aumentado el número de lectores y la frecuencia de la lectura, lo que quizá signifique que se venden más ejemplares de 'El código Da Vinci' y de 'Harry Potter', se echan de menos los libros de urbanidad. Ya no se lleva aquella ridícula pero imprescindible asignatura en la que los escolares aprendían formas. Claro que tampoco se llevan los modales. En aquellos antiguos textos podía leerse, entre otros buenos consejos, que «el niño bien educado no escupirá en la sopera», pero también se hablaba de los deberes del anfitrión. Ya Lope de Vega nos recomendó tratar bien al huésped «por ruin que fuere». En España hemos restringido nuestra hospitalidad a los ricos y no nos ponemos de acuerdo en los recibimientos.

Sólo 1.500 inmigrantes de los llamados 'sin papeles' han pedido regularizarse en el primer día del proceso, pero Ángel Acebes prevé una «avalancha de ilegales», ya que se calcula que se terminará legalizando hasta a cuatro millones. La secretaria de Estado de Inmigración no comparte ese criterio y llama a Acebes «aliado de las mafias». En su opinión, sólo se trata de reparar la «barbarie» del anterior gobierno.

Nada menos que 1.500 patronos han iniciado la regularización de esos turistas obligatorios que son los inmigrantes. Les vienen muy bien a los vagos nacionales, que sólo aspiran a trabajos que puedan realizarse sentados. Ahora hace frío, pero ¿quién sueña con hacer una jornada de ocho horas en agosto bajo un plástico? No hay compatriotas tan extravagantes como para tener esos gustos. Los empleadores tienen que surtirse de extranjeros, como en el fútbol.

Quizá, con esto del 'talante', vayamos un poco a contracorriente. En el Reino Unido se ha endurecido la política de inmigración y están dispuestos a admitir sólo a los más cualificados, o sea, a convertir la inmigración en una oposición. Los extranjeros deberán dominar el inglés para tener residencia permanente. Con este método no habrá que establecer cuotas anuales, sino cuotas intelectuales. Tampoco sería una mala criba rechazar, después de tomarles las huellas dactilares, a los que no hubieran leído a Shakespeare.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris