Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Ser o no ser   -   Sección:   Opinión

Arte de recibir

Manuel Alcántara
Redacción
miércoles, 16 de febrero de 2005, 01:39 h (CET)
Ahora que dicen que ha aumentado el número de lectores y la frecuencia de la lectura, lo que quizá signifique que se venden más ejemplares de 'El código Da Vinci' y de 'Harry Potter', se echan de menos los libros de urbanidad. Ya no se lleva aquella ridícula pero imprescindible asignatura en la que los escolares aprendían formas. Claro que tampoco se llevan los modales. En aquellos antiguos textos podía leerse, entre otros buenos consejos, que «el niño bien educado no escupirá en la sopera», pero también se hablaba de los deberes del anfitrión. Ya Lope de Vega nos recomendó tratar bien al huésped «por ruin que fuere». En España hemos restringido nuestra hospitalidad a los ricos y no nos ponemos de acuerdo en los recibimientos.

Sólo 1.500 inmigrantes de los llamados 'sin papeles' han pedido regularizarse en el primer día del proceso, pero Ángel Acebes prevé una «avalancha de ilegales», ya que se calcula que se terminará legalizando hasta a cuatro millones. La secretaria de Estado de Inmigración no comparte ese criterio y llama a Acebes «aliado de las mafias». En su opinión, sólo se trata de reparar la «barbarie» del anterior gobierno.

Nada menos que 1.500 patronos han iniciado la regularización de esos turistas obligatorios que son los inmigrantes. Les vienen muy bien a los vagos nacionales, que sólo aspiran a trabajos que puedan realizarse sentados. Ahora hace frío, pero ¿quién sueña con hacer una jornada de ocho horas en agosto bajo un plástico? No hay compatriotas tan extravagantes como para tener esos gustos. Los empleadores tienen que surtirse de extranjeros, como en el fútbol.

Quizá, con esto del 'talante', vayamos un poco a contracorriente. En el Reino Unido se ha endurecido la política de inmigración y están dispuestos a admitir sólo a los más cualificados, o sea, a convertir la inmigración en una oposición. Los extranjeros deberán dominar el inglés para tener residencia permanente. Con este método no habrá que establecer cuotas anuales, sino cuotas intelectuales. Tampoco sería una mala criba rechazar, después de tomarles las huellas dactilares, a los que no hubieran leído a Shakespeare.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris