Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Televisión y Medios
Etiquetas:   Crítica de televisión  

Lenguaje

Javier Esparza
Redacción
viernes, 4 de marzo de 2005, 23:38 h (CET)
La otra tarde, a propósito de la visita de Zapatero al barrio desolado de El Carmelo -por cierto, ¿por qué decimos 'El Carmel' cuando el propio alcalde barcelonés dice 'El Carmelo'?-, una encantadora señorita le contaba a su micrófono, con el aire de quien narra la llegada del invitado de honor a una fiesta de cumpleaños, que el presidente iba a entrevistarse con los vecinos porque «sus peticiones no han sido satisfacidas». Quien hablaba no era un vecino al que pudiera presuponérsele una formación limitada, ni tampoco uno de esos 'famosos' televisivos que a diario escupen sobre la gramática, sino una periodista que, en principio, debe de haber hecho su bachillerato y su carrera universitaria, lo cual agrava la alevosa patada al diccionario.

Pocos días antes, en otro espacio informativo de otra cadena otra periodista intervenía desde el recinto ferial madrileño, donde ETA había puesto una bomba, para contarnos que «se comienzan a reparar los desperfectos». Vaya por delante que aquí el asunto es mucho más peliagudo, pero llamo la atención sobre el plural 'comienzan' porque este error, aunque mucho menos grave, está bastante más extendido. Veamos: si componemos «se comienzan a reparar los desperfectos», estamos dando a entender que los desperfectos se reparan a sí mismos, lo cual, sin duda, sería el sueño de aquellos Manolo y Benito de 'Manos a la obra', pero no deja de ser una vana ilusión, porque los desperfectos son sujeto paciente, no pueden ser sujeto agente, no pueden 'comenzar'. En esa frase, el verbo principal es 'comenzar'; por consiguiente, lo correcto es «se comienza a reparar los desperfectos».

Ya sabemos que el que tiene boca se equivoca y que el mejor escribano echa un borrón, y más en el apremiante directo de la tele, pero la cualidad de los errores delata el tipo de formación que se ha recibido. Y, si el «se comienzan» despierta indulgencia por el espejismo de una ambigua concordancia, lo de las 'peticiones satisfacidas' es para enviarle a esa compañera un lote de gramáticas de Lázaro Carreter. Y, a quien le aprobara los exámenes en la facultad, también.

Noticias relacionadas

Frank Blanco cierra un ciclo en 'Zapeando' para iniciar nuevos proyectos

Tras seis años al frente del programa de laSexta

Eneagramas y perfiles profesionales en La Casa de Papel

Analizamos las características de los personajes en otro ámbito: el laboral

​Realización televisiva de retransmisiones deportivas

Carmen Varela nos brinda su opinión

"El Caso Alcàsser"

La docuserie está disponible en Netflix desde el pasado viernes

Big Little Lies vuelve con su segunda temporada el próximo diez de junio

​Creada y escrita por David E. Kelley y con historia del propio Kelley y Liane Moriarty
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris