Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Un día menos   -   Sección:   Opinión

Celébralo a tu manera

Juan Antonio Hurtado
Redacción
martes, 15 de febrero de 2005, 01:18 h (CET)
Hoy es otro día mas del calendario, simplemente cada persona le da el significado que se merece a cada día del año. Cada uno de nosotros tiene días de los que siempre se acordara, y como bien decía la canción de jarabe de Palo, “hay dos días en la vida que no se hicieron para mi” Hay muchos de esos días dentro de cada uno de nosotros, y en cambio hay otros que si se hicieron y de los que siempre te acordaras, son esos días que recuerdas siempre, incluso con el paso del tiempo, te acuerdas de un amor adolescente y las locuras que solíais hacer, te acuerdas de un viaje romántico acompañado de tu supuesto alter ego, te acuerdas de alguna canción, que inconscientemente asocias a una persona o a algún momento especifico de tiempo en tu vida, es bonito recordar esos momentos. Lo malo es cuando solo te queda el recuerdo y no puedes seguir disfrutando de ellos, porque el secreto de este sentimiento, es que solo lo disfrutamos cuando ya no están. Es bonita la melancolía, es bonito recordar tiempos mejores.

Por eso hoy me he decidido a mirar las cosas desde un punto de vista diferentes, todos nosotros miramos las cosas desde el lado bueno, pero ¿Qué pasa hoy con las personas que solo tienen como única amiga la soledad? Yo nunca celebre un 14 de Febrero, por un motivo u otro. Solía ir por la calle viendo las caras de felicidad de los enamorados, las rosas en las manos de las damas, algunas veces siento envidia cuando una pareja de repente se para en medio de la calle, se abrazan y se dan un beso apasionado. Estas cosas pasan cualquier día, no es necesario hacerlas solamente el 14 de Febrero. Supongo que estas personas enamoradas son tan felices que nunca piensan en los desgraciados que no son agradecidos con amor, están en su mundo y eso es maravilloso, hay que aferrarse a ese mundo como si fuera tu ultimo aliento de vida y tuvieras que decir muchas cosas. Hay que disfrutar, porque nada dura eternamente.

Quisiera ponerme en el pellejo de esas personas que hoy día pasaran el día solas y con envidia miraran a los enamorados pasear por las calles con una inmensa felicidad que rebosara los corazones bombeadores de sangre, yo también estoy en la misma situación que ellos, por lo tanto me será fácil. Hoy, todos rebozan felicidad, visten de prendas rojas, y las flores adornan las calles, los centros comerciales suben sus ventas, las joyerías también, todo el mundo es feliz porque espera su regalo, que ingenuos, no saben ni cual es el regalo, el regalo es tener a una persona que te quiere, que te hace sentir superior a los demás, que con un simple cruce de miradas es capaz de erizarte los pelos de la piel, que un súbito escalofrió suba por tu espina dorsal, que un cosquilleo recorra tu estomago, que las pulsaciones de tu corazón también te haga aumentar repentinamente, ese es el regalo, solo que casi nadie se da cuenta. Los que se dan cuenta no suelen celebrar este día como algo especial, porque para ellos cada día es especial, no hace falta mirar el calendario y ver que según él, el 14 de febrero tienes que querer mas a tu pareja. Ama a tu pareja día a día, con el mayor frenesí que aun no hayas podido sentir para las demás cosas corrientes, pues todas al son con respecto al amor, ama a esa pareja aprovechando cada minuto, porque quizás mañana no puedes disfrutarlo, no mires atrás hasta que la historia no haya terminado, utiliza esa energía, esa alegría para dársela a las personas que estén tristes, y por favor no celebres nunca ningún 14 de Febrero, no lo hagas nunca como lo deberías hacer según lo tiene estipulado la sociedad. Invéntate una forma mejor. Ama a tu pareja día a día, con el mayor frenesí que aun no hayas podido sentir para las demás cosas corrientes, pues todas al son con respecto al amor, ama a esa pareja aprovechando cada minuto, porque quizás mañana no puedes disfrutarlo, no mires atrás hasta que la historia no haya terminado, utiliza esa energía, esa alegría para dársela a las personas que estén tristes, y por favor no celebres nunca ningún 14 de Febrero, no lo hagas nunca como lo deberías hacer según lo tiene estipulado la sociedad. Invéntate una forma mejor.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris