Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Televisión y Medios
Etiquetas:   Crítica de televisión  

Declaración

Javier Esparza
Redacción
jueves, 3 de marzo de 2005, 00:07 h (CET)
Una veintena de organizaciones sociales han firmado la Declaración de Madrid sobre la responsabilidad social de la televisión hacia los niños y los jóvenes. La Declaración ha sido impulsada por el Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Pedro Núñez Morgades, que es veterano en estas lides, junto a la Asociación de la Prensa de Madrid y el Observatorio Europeo de la Televisión Infantil. Lo que esta Declaración pretende es, ante todo, suturar la creciente brecha entre el mundo de la comunicación y el mundo de la educación. Para ello se pide que las cadenas incorporen contenidos dedicados a la educación de niños y jóvenes y se propone la creación de un Consejo de lo Audiovisual de ámbito estatal, participado por las organizaciones sociales, con capacidad sancionadora y cuyas directrices deberán ser obedecidas también por los canales privados.

A nadie se le oculta que el divorcio entre comunicación de masas y sistema educativo es uno de los grandes problemas sociales de nuestros días. A nadie se le oculta tampoco que las aspiraciones de la Declaración de Madrid son bastante poco realizables.

El primer problema es la emancipación de la televisión como medio: ya no es un medio de comunicación, sino que lo es cada vez más de puro entretenimiento, con la consiguiente renuncia a conceptos de servicio social; esto afecta a todas las cadenas de todas las titularidades y en casi todos los países. El segundo problema es el carácter cada vez más comercial de las programaciones, que convierte en pecado mortal la osadía de concebir algo semejante a un programa educativo. Y el tercer problema es la extensión universal de un tipo de cultura juvenil electrónica, a base de videojuegos y atracciones en red, de consumo individual, como una versión cibernética del circo de Pinocho, pero donde, esta vez, no faltan argumentos que banalizan el sexo y la violencia. La Declaración de Madrid no resolverá el problema, pero ayudará a tomar conciencia. Sobre todo, a que la tomen los padres de familia.

Noticias relacionadas

Las chicas del cable vuelven más fuertes que nunca

La cuarta temporada se estrena en Netflix el 9 de agosto

Frank Blanco cierra un ciclo en 'Zapeando' para iniciar nuevos proyectos

Tras seis años al frente del programa de laSexta

Eneagramas y perfiles profesionales en La Casa de Papel

Analizamos las características de los personajes en otro ámbito: el laboral

​Realización televisiva de retransmisiones deportivas

Carmen Varela nos brinda su opinión

"El Caso Alcàsser"

La docuserie está disponible en Netflix desde el pasado viernes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris