Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Televisión y Medios

Etiquetas:   Crítica de televisión   -   Sección:   Televisión y Medios

Declaración

Javier Esparza
Redacción
jueves, 3 de marzo de 2005, 00:07 h (CET)
Una veintena de organizaciones sociales han firmado la Declaración de Madrid sobre la responsabilidad social de la televisión hacia los niños y los jóvenes. La Declaración ha sido impulsada por el Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Pedro Núñez Morgades, que es veterano en estas lides, junto a la Asociación de la Prensa de Madrid y el Observatorio Europeo de la Televisión Infantil. Lo que esta Declaración pretende es, ante todo, suturar la creciente brecha entre el mundo de la comunicación y el mundo de la educación. Para ello se pide que las cadenas incorporen contenidos dedicados a la educación de niños y jóvenes y se propone la creación de un Consejo de lo Audiovisual de ámbito estatal, participado por las organizaciones sociales, con capacidad sancionadora y cuyas directrices deberán ser obedecidas también por los canales privados.

A nadie se le oculta que el divorcio entre comunicación de masas y sistema educativo es uno de los grandes problemas sociales de nuestros días. A nadie se le oculta tampoco que las aspiraciones de la Declaración de Madrid son bastante poco realizables.

El primer problema es la emancipación de la televisión como medio: ya no es un medio de comunicación, sino que lo es cada vez más de puro entretenimiento, con la consiguiente renuncia a conceptos de servicio social; esto afecta a todas las cadenas de todas las titularidades y en casi todos los países. El segundo problema es el carácter cada vez más comercial de las programaciones, que convierte en pecado mortal la osadía de concebir algo semejante a un programa educativo. Y el tercer problema es la extensión universal de un tipo de cultura juvenil electrónica, a base de videojuegos y atracciones en red, de consumo individual, como una versión cibernética del circo de Pinocho, pero donde, esta vez, no faltan argumentos que banalizan el sexo y la violencia. La Declaración de Madrid no resolverá el problema, pero ayudará a tomar conciencia. Sobre todo, a que la tomen los padres de familia.

Noticias relacionadas

Uno de cada tres europeos prefiere consumir contenidos audiovisuales solo a través de internet

El consumo en streaming supera a las descargas de series y cine

Netflix estrena la tercera temporada de 'Las chicas del cable' el 7 de septiembre

La plataforma presenta el trailer de los nuevos episodios

Las mejores playas con Wifi para disfrutar de cine y series en la arena

El 24% de los españoles aprovecha las conexiones WiFi de los hoteles y apartamentos de vacaciones para ver ficción

Esty Quesada se une al reparto de la serie 'Vota Juan'

La primera serie propia del canal TNT ya ha comenzado su rodaje

Más de 10 millones de espectadores vieron el España-Portugal

Telecinco lidera el día seguida de Cuatro
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris