Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Ser o no ser  

Tenemos que caber todos

Manuel Alcántara
Redacción
lunes, 14 de febrero de 2005, 01:08 h (CET)
Estaba yo muy preocupado desde que me enteré que el ex director de la Guardia Civil Luis Roldán ha perdido tres kilos después de una semana y media en huelga de hambre. La decisión del recluso tiene su origen en otra decisión: la de la Audiencia Provincial de Madrid, que le ha denegado el tercer grado penitenciario. Quienes le nombraron director general de la Benemérita estaban convencidos de que este hombre valía lo que pesaba. Cuando empezó a robar a mansalva comprendieron que se habían equivocado y ahora experimentan la segunda decepción: el insaciable se ha convertido en inapetente. ¿Qué haremos si 'El Relojero'sigue saltándose la hora de comer? Es una forma de suicidio muy lenta, pero la verdad es que me preocupan más otras, ya que abarcan a más gente. No sólo se suicidan las personas, sino las colectividades. En eso parece que estamos.

El presidente Zapatero descarta un frente común con el PP para las elecciones vascas, ya que el Gobierno pretende una reforma del Estatuto en la que quepan todos. Quizá sea previo reformar a los españoles, pero el empeño merece elogios. No es fácil convencernos de que estando en el mismo barco no conviene que unos remen en un sentido y otros en el contrario. El señor presidente, al que le ha caído buena, acusa a la oposición de pedir el 'sí' a la Constitución europea «con la boca pequeña» y la oposición le acusa a él de ser un bocazas.

Los japoneses se suicidan por Internet, tras una cadena de pactos macabros. Al parecer es una práctica cada vez más común. El procedimiento que escogen difiere del elegido por Mishima y hace innecesario el haraquiri: se meten en un coche, eso sí, fabricado en Japón, y se envenenan con monóxido de carbono tras haber ingerido una alta dosis de somníferos. A España se le está queriendo aplicar la eutanasia que de ningún modo pide la mayoría de sus habitantes. Podíamos ser un país razonablemente feliz y aproximadamente próspero, pero queremos suicidarnos, no por hambre, como el granuja de Roldán, sino por diversidad.

Noticias relacionadas

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana

¿Qué nos habrá ocultado Sánchez de sus pactos secretos?

Desde Bélgica creen que podrán tumbar al Estado español manejando a sus peones de la Generalitat catalán

El mundo feliz

El libro de Luisgé Martín plantea en sus páginas un enfoque virtual de la realidad humana

La gran tarea

La Junta de Andalucía va a ser gobernada por el pacto que ha llevado a cabo el PP con Ciudadanos y con Vox

Navidad antigua

La Navidad actual no tiene nada que ver con la original
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris