Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cesta de Dulcinea   -   Sección:   Opinión

Disfraz y cartelería (y II)

Nieves Fernández
Nieves Fernández
sábado, 12 de febrero de 2005, 03:17 h (CET)
Pero hete aquí que a estas dosis de imaginación, puede que este año quijotescamente repetitivo, se han añadido los famosos carteles de Huesca, de Reus, de Mataró y de Valls en Tarragona, polémicos carteles, que no por ello harán que sus carnavales sean mejores que los anteriormente citados.

En Huesca un “Carnaval de pecado” de Jaime Puente muestra un sacerdote con sotana y alzacuellos con los labios pintados de rojo por el que el Obispado y una gran sector de la ciudad ha pedido que lo retiren, La polémica está servida y nos recuerda que todo en carnaval no pasa.

En Reus han difundido un cartel con el manto de la Virgen, concretamente con el de la Mare de Deu de Misericordia que acompañado de otros elementos con claros mensajes sexuales como unos sujetadores y preservativos hace que tal cartulina sea irreverente. Dicho cartel ha indignado tanto a los reusenses que hasta se ha retocado la parte que al manto se refiere por mor del respeto eclesiástico.

En Mataró el grupo de la oposición ha solicitado al equipo gobernante la retirada del cartel de este año por la falta de respeto hacia el colectivo que al parecer representa. Es un transexual desnudo con antifaz y mucha pluma alrededor del cuello.

Pero el más polémico de todos ellos ha sido el cartel de Valls donde el párroco de la Mare de Deu del Lledó, Joan Font, ha quemado en plena misa el cartel anunciador del carnaval del pueblo, horas antes que sus feligreses escandalizados hayan denunciado la situación pidiendo la retirada del cartel en todo el pueblo, retirada que en este caso sí han conseguido por culpa del blasfemo papelito por parte del juez que lo ha considerado “delito contra los sentimientos religiosos”.

El polémico cartel reproduce una santa cena con apóstoles que son los concejales y en el lugar de Jesús se sienta un rojo demonio. Hay quien piensa que esto de los carteles, sobre todo si son de carnavales, hay que provocar y provocar sin el menor sonrojo. Provoca que algo queda y publicita. Difama que harás daño. ¿Para cuándo artistas con ideas basadas en el respeto mutuo? Cuidado con estos carnavales que aunque en ellos dicen que todo pasa, hasta los novios a las casas, los novios claro pero de hace siglos, los novios sí pero no todo pasa.

Pero ni siquiera se hace un cartel artístico recibirás aplauso. Un holandés gana el premio con su cartel en Tenerife pero comete el gran delito de no darle color al fondo, de poner un fondo gris y tanto él como la organización recibirán las peores críticas. ¿Libertad de expresión? ¿Premios y dinero de por medio? ¿Arte carnavalero o mala uva? Artísticos disfraces de cartelería. Carteles disfrazados de malsanas intenciones o distinta ideología.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris