Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Al borde del precipicio   -   Sección:  

Cuánto pardillo

Antonio Valencia
Antonio Valencia
sábado, 12 de febrero de 2005, 23:17 h (CET)
El miércoles por la noche los compañeros del espacio "El Radiador" que se emite dentro del programa deportivo nocturno "El Tirachinas" de la cadena COPE, conseguían la primicia del malestar de Reyes en el Arsenal y sus ganas de volver a España. Pero el método empleado (la imitación de una voz, en este caso la de Emilio Butragueño, director deportivo del Real Madrid) ha suscitado multitud de críticas.

Se acusa a nuestros compañeros de falta de ética, por utilizar la imitación de una voz como medio para conseguir una noticia, cosa que por otra parte tampoco es la primera vez que lo hacen (recuerdo el caso en que "engañaron" a Louis Van Gaal imitando a José María García). También se les acusa de hundir la imagen pública de Reyes respecto del Arsenal y sus seguidores al hacer públicas sus manifestaciones.

Todas estas críticas parecen razonables, pero mi mente maquiavélica me lleva a hacerme una pregunta que, por lo oído y visto hasta ahora, muy pocos o nadie se ha hecho: ¿Es que Reyes y su representante, también engañado, no tienen la culpa de nada? ¿No son capaces de discernir una imitación de una voz real?

Personalmente puedo decir que he sido oyente asiduo y que soy oyente ocasional de "El Tirachinas", y por la experiencia que yo tengo, es perfectamente posible distinguir la imitación de la realidad. ¿Por qué? Porque la imitación abusa de unos determinados tópicos (por eso hace gracia) que el personaje real no utiliza tanto.

Pero voy al quid de la cuestión: ¿es que Reyes, o su representante, o Van Gaal en su día, le cuentan con detalle su vida y milagros a todo dirigente que les llama? ¿Es que no son suficientemente adultos como para hablar de modo críptico, con sobreentendidos que sólo ambas partes conocen?

Resumiendo, por muchas querellas que le pongan a "El Radiador" (por cierto, la de García se quedó en agua de borrajas), el ingrediente fundamental de estos hechos es la credulidad, o "pardillismo" (valga el palabro), de la víctima. Y es muy llamativo que esto exista a los niveles de los que estamos hablando. País.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris