Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ser o no ser   -   Sección:   Opinión

Perder el juicio

Manuel Alcántara
Redacción
sábado, 12 de febrero de 2005, 00:22 h (CET)
Estamos ante la oposición más difícil de los últimos tiempos: 12 plazas para 4.000 candidatos. ¿Cómo hay tantos americanos de diverso color que se creen capacitados para juzgar al convulso bailarín y cantante Michael Jackson? Tendrán que dirimir si se trata de un protector de menores de gran generosidad o de un repulsivo pederasta, sin descartar una tercera posibilidad: que sea las dos cosas. Al parecer son compatibles, pero lo raro es que haya tanta gente dispuesta a juzgar su conducta y lo difícil es que entre los magistrados acierten a escoger los doce hombres y mujeres sin piedad que dictaminen su culpa o su inocencia. Ya se sabe la proporción: por docena un Judas. Puede haber alguien piadoso en el jurado.

Lo último que desearíamos algunos es formar parte de un jurado popular y no porque no creamos en el pueblo, sino porque pensamos que los jueces de carrera también son pueblo, aunque hayan estudiado Derecho. Si ellos se equivocan, a pesar de su especialización, cómo no van a equivocarse los que no son especialistas. Quizá un sistema mixto sería lo ideal. No lo sé. Lo que sí sé es que Dolores Vázquez fue condenada a 15 años de cárcel por el asesinato de Rocío Wanninkhof y pasó 17 meses en prisión hasta que ahora se ha decretado su inocencia. Le cayó antipática al jurado, quizá por la impasibilidad de su rostro o por ser lesbiana, pero no tenían que debatir sus gustos en materia de sexualidad, sino si era o no era la autora del horrendo crimen. ¿Quién puede resarcirle de su humillación y de su sufrimiento?

Nadie ignora que la Justicia es de estirpe divina, pero la seguimos buscando por aquí. Muchos se creen dotados para impartirla, aunque la confundan con la venganza. Cervantes aconseja que si acaso se dobla su vara, no sea con el peso de la dádiva, sino con el de la misericordia, y los indios cheyenes, que no habían leído 'El Quijote', decían que no se puede juzgar a nadie si no se está dentro de sus mocasines. Es sin duda la mejor manera de no meter la pata.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris