Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Artículo opinión  

Árbol europeo sin ramas

Rafael Pérez Ortolá
Rafael Pérez Ortolá
sábado, 12 de febrero de 2005, 23:22 h (CET)
Como en un auténtico ÁRBOL de la VIDA, la poesía nos llevaría por las muchas ramas, ninguna igual entre sí, donde anidarían modestos pajarillos, otros reposarían en las paradas obligadas a lo largo de sus vuelos y otros pasarían de largo. En definitiva los pájaros vendrían a expresar su lenguaje propio, sus trinos resaltarían exultantes y esa es una forma de expresar la grandeza de una vida sencilla, natural, sobre el soporte de diferentes ramas y árboles.

Con las elecciones europeas en el horizonte podemos acercarnos al símil del árbol. Las ramas pudieran ser casi infinitas, con tantos tipos de ciudadanos, rincones geográficos y maneras de comportarse. Ante este reto para el votante, me lanzo a explorar 4 de las posibles ramas de ese árbol europeo imaginario:

Miradas y diálogos con el EXTERIOR
Me pregunto si tenemos la impresión de estar implicados en esas tomas de posturas o más bien miran y dialogan los poderosos de siempre en este continente. ¿Se trata de un mero apoyo a que las cosas continuen así?

La Europa que se va construyendo desde hace años llegará a tener una postura como tal ¿Pero cuál? ¿Hacer la vista gorda con Cuba? ¿Qué pasa con la inmigración? ¿Urgir a los americanos cuando algo pasa en los balcanes? ¿Qué actuaciones con respecto a Chechenia? Porque evidentemente no siempre se puede quedar uno equidistante.

Es decir, desde fuera podrán apreciar la entidad cohesionada, con decisiones consecuentes y muy bien pensadas. O más bien esto lleva trazas de convertirse en un gran personaje gris.

¿Se dejan todas estas cuestiones para concretarlas en otra ocasión? Entonces bastarían 4 artículos de esta constitución candidata y no la farragosa lista de artículos.

Miradas y diálogos con el INTERIOR
En vez de leer artículos, me parece más acertado detectar el comportamiento de los estamentos europeos actuales con las diferentes agrupaciones de ciudadanos. ¿Cómo les tratan actualmente?

¿Se protege a los agricultores? ¿Se les tiene en cuenta? ¿Se importan innecesariamente productos que les perjudican? ¿O más bien apreciamos que intentan consolidar un grupo dócil para seguir las directrices?

Otro tanto pasa por el numeroso grupo de los pescadores, sigámos haciendo preguntas a ver cuál es el resultado.

Pero, sobre todo, ¿Existe ese diálogo con los del interior? A lo peor sólo pretenden un diálogo limitado al sencillo voto no demasiado frecuente.

ESTRUCTURACIÓN MASTODÓNTICA
Las propagandas lucen el palmito mejor, mas a pesar de ello, la distancia desde los ciudadanos a los entes decisorios parece kafkiana.

Ante esas dimensiones quedan pocos recursos, o te conviertes en grande de la materia deseada o asumes sin rechistar la voz del oráculo.

No se aprecia ese talante necesario de acercamiento.

Sobredosis DIRIGISTA
Sólo parecen existir vías de comunicación centrífugas, desde los grandes centros de poder hacia las comarcas y los ciudadanos minúsculos de cada rincón.

Aunque nos esforcemos, será difícil distinguir en el articulado unas vías de dirección en el sentido opuesto, centrípetas, claras y eficaces. ¿Quizá pensar en esto sea gana de enredar la madeja?

Nos ofrecen la enorme importancia del ÁRBOL, la maravilla del tronco europeo, su inigualable punto de partida para cualquier desarrollo posterior. Y la verdad, suena bien.

Ocurre sin embargo, que no resulta fácil encontrar las ramas, acerquémonos sin más a los ejemplos expuestos. Sí, se ve el tronco, pero sin vocación de ramaje; cuando este debiera ser diverso y multicolor. A cambio se exalta el tronco intocable.

Acaba uno perdiendo la facultad de distinguir las ramas del tronco. Con la consecuencia tétrica de la ausencia de pájaros, trinos e incluso el colorido de los diversos cultivos, porque solamente persisten troncos y estructuras.

Ya empiezan con la osadía de plantear eso de malvado totalitario si Vd. se atreve a pensar en la inconveniencia de esta constitución candidata, se carga la Europa democrática. ¿No será más democrático lo contrario? Si nos parece improcedente la actual propuesta constitutiva, la coherencia de un buen votante debe ser el voto negativo.

Estan claras las 3 opciones ante esta situación y la respuesta depende de la valoración previa:

1. ACEPTAR el TRONCO, sin más. ¿Quién se atreve a lo contrario?
2. ABSTENERSE, con la despreocupación bíblica de los pajarillos.
3. VOTO NEGATIVO. Me olvidaba de que les puede exigir replanteamientos... y eso quizá sea demasiado.

Esto puede parecerse al rapto de Europa.

Noticias relacionadas

Calendario post-exhumación

Lo que sucede a menudo tras abrir la caja de Pandora

Ciudades inteligentes

Hay que elegir: sostenibilidad integral o privacidad

Recuerdos

Hoy me he despertado con añoranza. No me importa. Incluso me agrada. Una persona sin recuerdos es como si no hubiera vivido

El paracaidista

Todos hemos hecho el ridículo alguna vez en nuestra vida

Adiós Colón, bienvenido “Día de los Pueblos Indígenas”

El reconocimiento oficial del Día de los Pueblos Indígenas ya se efectuó en al menos ocho estados EEUU
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris