Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   AL DETALLE   -   Sección:   Opinión

Autoprotección una vez más

Maria Sánchez Rodríguez
Redacción
viernes, 11 de febrero de 2005, 00:02 h (CET)
Si es que no me gusta ponerme pesadita en esto de la autoprotección, bueno en realidad si, lo confieso. Y más cuando se conocen sucesos, como el de las dieciocho victimas del albergue en Tolodella.

Se que cuando unas muertes son de manera tan inesperadas y traumáticas intentamos a veces culpar a alguien o a algo, para aliviar nuestro dolor. Pero una vez más como ya comenté en mi opinión sobre la autoprotección individual, debemos ser conscientes y acostumbrarnos a vivir sorteando accidentes que si, rotundamente si, podemos evitar nosotros mismos.

Es cierto que también como dije, la administración no trabaja la cultura de la autoprotección desde la base principal que es la escuela y en nuestros menores, pero, de nosotros depende también el velar por nuestra integridad física ¿quién mejor que nosotros?

No sólo tenemos que echarnos las manos a la cabeza cuando la información que nos llega es acompañada de tragedias, penosas tragedias, sino cuando el riesgo que corremos es evidente, y aun así, nos arriesgamos.

He oído cosas como. ¡Es que con el frío que hace, no voy a abrir la ventana un poco para que se oxigene mi habitación!

Si, ya lo sé, pero es lo que hay, no es cuestión de querer que no sea, si no que si una habitación deja de recibir oxigeno, nosotros tampoco lo recibimos y nos morimos, es así, así de duro.

No me refiero a los hechos acaecidos en el mencionado pueblo, bastante pena ya sufren los familiares para que encima nadie les regañe, es más debemos acompañarlos en el sentimiento de dolor.

Pero, ¿cuantas familias al ver esta noticia, han empezado a abrir esa ventana que antes no abrían, al usar gas para calentarse?
Una vez más la mala costumbre española, hasta que no pasa nada tan doloroso y difícil de olvidar, no hacemos nada.

Seguimos dejando la sartén con las patatas fritas mientras hablamos por teléfono, seguimos bajando con los bebés en brazos sin sujetarnos por el pasamanos, seguimos volcando la bombona de butano pensando que así se apurara más.

Seguimos haciendo muchas cosas que ponen en riesgo nuestras vidas y bienes más preciados.No entiendo, lo que más apreciamos son nuestras vidas, y tenemos más cuidado en que no se haga mal uso del pc, o del dvd, que en el mal uso que hacemos de los factores de riesgos que nos rodean, nos guste o no.

Desde aquí, pido por milésima vez formación a la población en autoprotección.

Noticias relacionadas

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris