Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Desde el sur   -   Sección:  

De los optimistas antropológicos y otras razas

Alfonso Sotelo
Redacción
miércoles, 9 de febrero de 2005, 01:12 h (CET)
Uno, por suerte o por desgracia, es de los que siempre ve la botella a medio llenar. No soy capaz de pensar siempre en positivo. Soy capaz de encontrarle la parte negativa a cualquier cosa. En definitiva, no encajo en el grupo de los optimistas antropológicos que comanda Zapatero. El presidente del tardío leonés, que diría el maestro Umbral, siempre lleva consigo a su sonrisa. Se desconoce si la permanente mueca de sonrisa de su rostro es porque no se entera nunca de nada o simplemente porque es lelo. Algún día lo descubriremos. Pero lo que parece increíble es que sonría cuando lleva nueve meses en el poder, las medidas tomadas con consenso se pueden contar con los dedos de una mano (y sobran dedos) y España sufre el mayor ataque a su integridad desde el golpe de Tejero de la mano de Ibarretxe y de su dichoso Plan. Pero él sigue implacable, fiel a su talante y a su sonrisa, a pesar de seguir acompañado de Rubalcaba, cara-pasa De la Vega, Carmen Calvo y el resto de ministras de Vogue. ¿Se puede ser optimista antropológico con esa compañía?

Pero en el deporte también hay miembros de la secta optimista de PZ (que ya no ZP). Hay gente que gana un partido y se considera campeón de Liga. Hay algunos que ven a los comisarios del COI por la N-I y ya cuentan con la designación de Madrid como sede del 2012. Y los hay que escuchan cómo Aragonés llama a De la Peña (el futbolista más inflado por los medios de la historia del balompié nacional) y ya ven a la selección levantando el título en Alemania 2006. En el deporte, como en la vida, hay que ser moderado en los planteamientos. Nunca se le puede negar a nadie la lucha hasta el final por sus ideales (de hecho, es lo que más me indigna de la sociedad andaluza, que se conforma con el primer plato y no pelea por el segundo y, no digamos ya, por el postre), pero siempre hay que tener presente la realidad. Más vale ser realista que optimista, ya sea
antropológico o no, aunque lo primero facilite la llegada a La Moncloa.

De todos modos, por existir el blanco existe el negro, y al existir los optimistas antropológicos, existen los pesimistas de cuna. Algunos de ellos ya andaban con pancartas por el lecho fetal porque no veían solución a tanta opresión sin salida en nueve meses. Algunos pierden un partido y se ven en Segunda. A algunos se les va la cabeza sólo al ver cómo reciben un gol en contra. No entienden que el deporte es eso: ganar y ser ganado. Y encima se lo toman como algo personal, como algo que les afecta en grandes dosis a su vida diaria de trabajo, rutina y descanso familiar.

En Sevilla hace poco hemos vivido las dos caras de esta moneda. Por la ribera del barrio de Nervión (que no la de la ría vizcaína), la gente lloraba, se angustiaba y pedía cabezas de un equipo que pelea por la Champions (¿alguien recuerda al Sevilla en la Copa de Europa?), que está en octavos de final de la UEFA y que ha caído en cuartos de la Copa. Nadie duda a estas alturas que si el Betis también cae en cuartos, no hubiese existido crisis en el Sevilla, pero ya conocemos a Sevilla y a su rivalidad.

Por su parte, el Betis lleva una imparable racha que ya hace hablar a la familia bética de aquel equipo que quedó subcampeón de Copa en el 97 y finalizó cuarto en Liga. La oportunidad de hacer algo grande en la competición de KO es histórica. Y se auguran buenos tiempos coperos para los verdiblancos, pero siempre con los pies en el suelo, sin olvidar que a principios de Liga se escuchaban voces por Heliópolis que pedían el puesto de Serra por perder dos partidos seguidos. No puede olvidarse que esto del balompié se basa en que la bolita quiera entrar o no. Y, por mucho que se busque, no hay más realidad que esa. Luego vienen las realidades ficticias o imaginarias, donde por cierto reside Ibarretxe, con su plan a la derecha, Atutxa a la izquierda y Otegi detrás.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris