Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   AL DETALLE   -   Sección:   Opinión

Algunos hombres buenos

María Sánchez Rodríguez
Redacción
miércoles, 9 de febrero de 2005, 00:54 h (CET)
Puede ser que traicione a mi condición de mujer de treinta y tantos, se supone que es la edad en la que una mujer ha pasado por malas experiencias amorosas, desengaños, alegrías y guerras con el contrario, o sea, el hombre. Esos hombres con los cuales las mujeres nos cebamos diciendo que ¡son todos iguales!

Pues, la verdad, creo que no, no son todos iguales gracias a Dios, y nunca he pensado que sean iguales. Lo que pasa es que se oyen más las paridas que algunos dicen entre risas que las caricias que otros hacen. No me refiero a caricias eróticas, no, si no a la postura que algunos hombres toman ante la vida, y no me gusta esa comparación en la que a veces las mujeres caemos al decir que, "ese hombre es tan bueno y padrazo que parece una mujer”.

Odio esa expresión. Tenemos una manía increíble de acompañar la palabra buen hombre con un mojigato, o un suavón. Tal vez sea por que la palabra “bueno” la estamos borrando de nuestro vocabulario, pensando que es una quimera, o una ilusión óptica cuando los conocemos, para mi los hombres son seres adorables. Los hay Peter Panes, Rambos, ariscos, caballeros de mentirijilla, trepas sin escrúpulos, egocentristas., vamos, como algunas mujeres.

Pero, también hay algunos hombres buenos, y si hay algunos, juntando esos algunos habrá muchos, digo yo. Los hay que cada día se levantan, se afeitan, trabajan, llegan a casa y cuidan de sus mujeres, hijas, y padres, son luchadores dentro de una sociedad dura, dura para todos/as, por que ahí no se distingue sexo.

Hombres en los cuales sus mujeres se apoyan o incluso a veces les dejan solos a ellos afrontar los problemas del día a día , enfermedades, problemas económicos, colegios, etcétera. Por que al igual que las mujeres, algunas, decimos que hay hombres que sustituyen a las madres por esposas. También hay mujeres que adoptan esa postura, lo que pasa es que se nota menos, por que canta menos una mujer débil y cómoda que un hombre.

Para el colmo algunos hombres buenos, son buenos en casi todo, son competentes en sus trabajos, comprometidos con la sociedad, de grandes retos personales y por que no decirlos algunos hombres buenos son tan sensuales que asustan, pero asustan por eso, por que parece ser que no estamos acostumbradas a que ronden por ahí.

Hombres, que después de haber estado una con su mejor amiga que no ha parado en todo el día de hablar de los hijos/as, colegios, enfermedades y visillos limpios, te hacen reír, te olvidas de tener que estar continuamente sorprendiendo a un hombre para resultarle interesante o tener que retocar el maquillaje o el peinado, para que se fije en ti, por que, a esos hombres buenos, no le importa tu peinado, ni tu trabajo, ni tu estatus socioeconómico.

Sólo le importas tú, como persona y con tus defectos. Parece increíble, pero no lo es, hay y muchos ALGUNOS HOMBRES BUENOS.

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris