Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   La vida desde dentro   -   Sección:   Opinión

El Congreso dice 'no'

Santiago González
Redacción
viernes, 4 de febrero de 2005, 23:39 h (CET)
El lehendakari Ibarretxe subió a la tribuna de oradores del Congreso con cinco minutos de retraso sobre el horario previsto. Una vez allí, hizo su primer saludo en lo que calificó de «nuestra lengua milenaria», aunque él sólo la habla desde hace seis o siete años. La tradición, como se sabe, es en Euskadi un cemento de fraguado rápido; un dirigente batasuno manifestó que «en los últimos siete años, Francia se ha convertido en el enemigo secular del pueblo vasco». Si el tiempo le cundía tanto a Tasio Erkizia, que no pasó de concejal, es razonable a ver por qué un lehendakari no va a poder, en el mismo plazo, convertir en su lengua milenaria, incluso en su lengua materna, la que habla con más dificultades sintácticas.

Habló de que esto es lo que se lleva en el siglo XXI, aunque las referencias históricas en que se apoyó eran mayoritariamente decimonónicas: la constitución bonapartista de 1808, la de Cádiz de 1812 y las dos etapas de la abolición foral, en 1839 y 1876. También evocó un discurso de José Antonio Aguirre en 1935 e incluyó, entre sus mensajes, uno dirigido a la comunidad internacional para repetir uno de sus mensajes a los diputados, «el derecho a decidir y la obligación de pactar, tal como hoy están planteando en sociedades avanzadas». Y citó como primer ejemplo Canadá-Quebec. ¿De qué obligación de pactar habla quien en dos legislaturas sólo ha sido capaz de pactar una vez sus presupuestos, los de 1999, con Euskal Herritarrok?

El lehendakari pone como ejemplo Canadá-Quebec, pero el 25 de noviembre de 2003, Stéphane Dion, ministro de Relaciones Intergubernamentales de Canadá vino a impartir una conferencia a Bilbao, sin que Ibarretxe ni dirigente alguno de su partido intentasen tener un encuentro, un cambio de impresiones, tomarse un café con el padre de la Ley de la Claridad y hacerse una idea más armónica con la realidad de cómo llevan esto en Canadá.

El remate estuvo a la altura del resto de la exposición. «El futuro nos pertenece», dijo. «El futuro es nuestro», había dicho en una de las explicaciones parlamentarias de su plan. «El futuro en nuestras manos», fue el lema del partido-guía para el Aberri Eguna de 2002, expresiones todas deudoras del título de aquella canción con que el joven nazi de 'Cabaret' levanta de sus asientos a casi todos los parroquianos de la cervecería.

El plan Ibarretxe fue rechazado por el Congreso. El PNV supo ver esto en un cartel premonitorio durante la campaña electoral de 2001. En la mitad de la izquierda se veía la pata de uno de los leones de las Cortes sujetando la bola, en la que se leía: «NO». En la mitad de la derecha, un paisaje bucólico de monte con caserío al fondo, arco iris, un rebaño de ovejas y un «SI» en letras mayúsculas.

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris