Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Crítica televisión   -   Sección:   Televisión y Medios

Lunnis

Javier Esparza
Redacción
miércoles, 16 de febrero de 2005, 23:23 h (CET)
TVE ha confiado enteramente a 'Los Lunnis' la representación de su programación infantil. Los vemos a todas horas en las que hay programas infantiles, que tampoco son muchas, protagonizando historias, presentando dibujos animados e incluso iniciándonos en el inglés. Hoy, pues, decir 'televisión infantil' es evocar ese mundo de muñecos de aspecto deforme y caricaturesco, que nuestra sensibilidad actual encuentra graciosos, pero que hace cincuenta años habrían sido considerados un atentado estético.

La estética de los Lunnis profundiza la de 'Barrio Sésamo': formas elementales, recurso afectivo al peluche, deshumanización expresa de los personajes, que ya apenas son antropomorfos... Hay una diferencia importante: los muñecos de 'Barrio Sésamo' transmitían una impresión inmediata de ternura, directa en Epi o Blas, irónica en Coco o en Triki; los trazos de las cejas, la boca o los ojos estaban concebidos para tranquilizar, lejos de cualquier agresividad. Pero los Lunnis, en una estética muy similar, exploran en abundancia los rasgos de feísmo y no ahorran (quizás involuntariamente) los trazos agresivos en los rostros ni en los movimientos.

Hace veinte, veinticinco años, una corriente de opinión dio en reprobar severamente los dibujos de Walt Disney porque, supuestamente, corrompían el sentido estético de la juventud: aquellas figuras cursis y delicadas, grotescas en los personajes cómicos, mostraban, decían, una imagen discriminatoria de la belleza humana. Es verdad que los dibujos de Disney han evolucionado mucho. También es verdad que ha ocurrido algo aún peor: la estandarización de las figuras bajo el predominio de la animación japonesa, cuyos rostros sirven lo mismo para una historia infantil que para un manga erótico, y que han reducido al mínimo la riqueza expresiva del rostro. Pero, ¿qué idea de belleza queremos transmitir al espectador infantil? La idea de lo bello es, junto con la idea de lo bueno y de lo justo, una de las bases de cualquier visión del mundo. Y un Lunni no es exactamente bello.

Noticias relacionadas

Netflix revela las primeras imágenes de la nueva y ambiciosa serie sobre naturaleza ‘Nuestro planeta’

Se estrenará en todo el mundo el 5 de abril de 2019

Sky estrena 'El descubrimiento de las brujas'

La trama gira entorno a un manuscrito hechizado, un vampiro y una bruja

Sky presenta en Sitges 'El descubrimiento de las brujas'

Estreno en España el 6 de noviembre

'La Script' salta de la radio a la televisión

El nuevo programa de cine y series se estrena en Movistar+ el jueves

La producción local protagoniza la nueva temporada de Disney Channel

Los formatos innovadores permiten ampliar la experiencia televisiva a través de las diferentes plataformas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris