Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La prensa debe ayudar al fumador

Arsenio R. del Castillo
Redacción
martes, 8 de febrero de 2005, 17:08 h (CET)
No se puede exigir al periodista que sepa de tabaquismo, su problemática, su mundo. Pero sí podemos pedir que lance un salvavidas de información a la víctima que es maltratada, vejada y rechazada.

Hemos pasado etapas como cuando -en los 60- las dudas sobre su producto subieron de tono, las tabaqueras, nos inundaron con los conceptos “light” y “Low”, que se vinieron abajo por el peso que tienen las mentiras. “Tengo derecho”, esto se cortó con la simple respuesta “yo también y tu derecho a fumar termina donde empieza mi nariz”. La maquinaria de la nicotina inmediatamente puso en la media: “Es un producto legal y el Estado gana mucho dinero”, que se neutralizó con la equiparación a otros productos legales como el coche, que no autoriza al propietario a atropellar y matar a los viandantes. En cuanto a los beneficios económicos de su adicción sólo se pueden aceptar si se contabilizan las pensiones que no llegarán a cobrar por muerte prematura, 10 a 20 años.

Como con la táctica de ataque como mejor defensa no ganaron ni una batallita, la industria de la nicotina cambió la estrategia y se decidió por la “victimista”. La prensa se hizo eco del concepto “acoso”. El fumador, pobrecito, es una victima, ¡Ojo! No del tabaco, sino del entorno, de sus familiares, compañeros de trabajo que no aceptan que les dañe su salud. ¡Que impertinentes! Esta gente se atreve a protestar y defender su salud. Al fin y al cabo, el fumador solo contribuye a matar con su humo a unos 700 conciudadanos al año. Ellos, los fumadores, caen 56 mil al año y no protestan.

Tampoco les salió bien la campaña “acoso”. Simplemente porque si algo acosa y, con desenlaces fatales, es el humo que el fumador generosamente distribuye por donde va.

Y ahora, nos están introduciendo el concepto “nos consideran leprosos”. Pues no, si el fumador fuese un leproso, la sociedad le atendería y trataría adecuadamente como le trata las enfermedades por el tabaco.

Fumador, si algo es usted y nadie se lo dice, es: incauto, engañado y explotado.

La prensa, si de una vez por todas, quiere ser honesta con el fumador deber informarle de que:

No es bienvenido en muchos puestos de trabajo y están dejando como segunda opción al pedir empleo.

El Estado que recauda miles de millones de euros por su adicción no quiere saber mucho de ellos, 8 millones de fumadores quieren dejar la adicción. ¿Dónde están las consultas adecuadas y las terapias sustitutivas?

El empleado no fumador en España exige ya una compensación por el tiempo que el fumador se toma. Hablamos de 28,87 días laborables que al añadir los correspondientes sábados y domingos son 6 semanas de vacaciones. No pedimos que bajen el sueldo al fumador.

Exigimos seguros de vida más baratos como en otros países. No que el fumador pague más, solo rebajas.

Que en el mundo, la hostelería piensa en la gran masa de clientes que representan el 70% de la población no adicta a la nicotina.

Que usted consume menos porque 1100 € al año se los gasta en tabaco y no en el restaurante donde usted ensucia, quema manteles, permanece más tiempo sentado fumando...

Muchos clientes se marchan o no entran porque usted contamina el aire y destroza el sabor y olor de la comida que el hostelero se esfuerza en cocinar y vender.

Hostelería no quiere invertir dinero en ventilación, reformas para cuatro fumadores, porque no lo recuperará. 70% de los clientes no fuman y 2 de cada 3 fumadores desean dejar la adicción. ¿Quedan?

El fumador se queda solo, con la libertad que le han dicho que tiene ¡Libertad dependiente de una droga!

Claro que tenemos prensa honesta y con ética, con conciencia de su función en la sociedad. Esta prensa debe informar al fumador de lo que se está jugando, además de su salud y la de los suyos, de lo que se le viene encima en el mundo laboral y social. Nosotros, los ciudadanos normales, en los países donde el bienestar y calidad de vida es un logro sabemos que hemos ganado la guerra contra el tabaquismo.

Noticias relacionadas

Verdades que no podían contarse

La historia aparece llena de metepatas y renuncios, y allí está Villarejo para grabarla

Más medidas contra la violencia de género

Que en un par de días haya cuatro asesinatos por violencia machista indica que se debe proteger más a las mujeres y a los menores

Un PSOE perplejo al ser combatido con sus mismas armas

“Mateo 7:2 -Porque con el juicio con que juzguéis, seréis juzgados; y con la medida con que midáis, se os medirá”. (Santa Biblia)

Hacerse mayor

Soy partidario de que cuando nos refiramos a las personas longevas no se le denominen viejas

Plagios y titulitis

Un autor es reconocido con un premio literario por el que verá editado su libro, hete aquí que el título coincide con un verso de otra poeta
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris