Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo de opinión   -   Sección:   Opinión

De la tragedia a la sensatez interpretativa

Rafael Pérez Ortolá
Redacción
sábado, 5 de febrero de 2005, 00:40 h (CET)
¡Necesitamos un acuciante despertar! Sí, sí, en demasiados asuntos actuamos como aturdidos, medio dormidos o siemplemente, atontados.

Al escuchar la intervención de los representantes de las víctimas del terrorismo en la comisión investigadora del 11-m, al observarles en sus rifirafes posteriores, lo primero que me viene a la cabeza es el Guernica de Picasso, con ese brazo suelto que intenta alcanzar algo positivo, agarrarse a un algo por encima de la tragedia. Entre los planteamientos futuribles, a no ser que pensemos en una idiotización general, hemos de incluir la REGENERACIÓN del COMPORTAMIENTO SOCIAL y POLÍTICO. Me resisto a darle más protagonismo al feroz individualismo actual, incluído cada partido político como ente, vienen favorecidos por una sociedad cuyo electroencefalograma global no está muy oscilante, tiende a la planicie. Con frecuencia se sobrepasa esa línea, pero hacia abajo.

Decía Julián Marías que la verdadera corrupción nace a partir del silencio de aquellos cuyas capacidades y sentimientos son meritorios. Unas veces los mayores, otras los técnicos o la gente de bien. Cuando se callan, no testimonian sus creencias, ni sus actuaciones, ni sus conocimientos, ni su experiencia. Se trata pues de un SILENCIO CÓMPLICE, cuando no no va más allá y llega a constituirse en SILENCIO GENERADOR de tantas actuaciones antisociales como llegan a conseguir los desaprensivos.

¿No vemos demasiados silencios de este jaez? Y no ya silencios, sino perversiones linguísticas para llamar exclarecimiento a las más burdas patrañas. Sinceramente, volvamos al brazo del Guernica que nos lleve a buscar mejores horizontes. En esa línea coloco las intervenciones de los referidos representantes de las víctimas.

¿Se acuerdan de aquella deliciosa obra de Alejandro Casona "Los árboles mueren de pie"? Parece ser que antiguamente los árboles solían morir enhiestos y firmes.

Los conceptos adquieren sabor a rancio; no son muy propios de nuestros ambientes. ¿Cómo? ¿Conceptos? ¿Criterios? ¿Carácter? Ahora nos dirían: ¡Ahora nos vienen con eso! De forma similar, eso de los árboles muriendo de pie se enfrenta actualmente a un auténtico galimatías. Entre las personas ya no se le ve el sentido a eso de MORIR de PIE. ¿Para qué? ¿A qué viene esa testarudez? Todo eso suena a carpetovetónico. En el maremagnum de las modernidades se arrasa con actitudes impulsivas y las justificaciones no están a la vista.

En la línea del concepto de Barthes, la " herida ", esa que nos provocan los hechos del 11-m u otras acciones terroristas tan despiadadas, ese es el aspecto crucial a destacar. Su importancia radica en la influencia potencial de dicha herida sobre los sentimientos y las actuaciones de las personas.

No debemos desdeñar la idea del " inconsciente óptico " expresada por Walter Benjamín, si bien al tratarse de una entidad inaprensible, no alcanza o no sabemos cómo al núcleo racional de las decisiones personales. Sin darnos cuenta nos calan las imágenes. ¿Con qué consecuencias?

¿Quedamos a distancia de esas informaciones?. Impacto, olvido y distanciamiento planean sobre esta manera de captar las realidades circundantes.

Cuando detectamos el enfoque erosivo tan patético de aquellos sucesos, no podemos permanecer rutinariamente en la cotidianeidad más roma e indiferente y esa es la impresión que uno saca demasiadas veces al seguir las discusiones serpenteantes donde yo me quedo con la sensación de que cada uno oculta cosas y muchas veces inconfesables. ¿También en eso cada partido tira por su vereda particular?

Ahí surge la fuerza de la ABUELA PROTAGONISTA en la obra de Casona, aunque muerta y seca por dentro, opta por mantenerse de pie aclarándonos el precio de ciertas decisiones.

Las increíbles fuerzas para afrontar esas situaciones brotan de variadas circunstancias, raíces familiares, entorno social solidario, buen talante personal y un cultivo continuado de buenos sentimientos.

¿Tendrá algún sentido aquello de morir de pie?

¿Cómo será posible mantener un rumbo firme?

Nos domina una paradoja cruel. Cada uno ha de buscar su camino con criterios y actuaciones. Y cada vez son más raros los verdaderos apoyos desinteresados.

Pienso que no debiéramos permanecer impasibles ante esta intervención de las víctimas, rascando nuestro caletre, porque cada uno debe examinar sus actitudes, pero eso cuesta ¿demasiado?

¡Anhelemos un revulsivo! Yo lo diría con las siguientes palabras, pero cada cual hemos de decir algo, no podemos callarnos como tantas veces. Uno de los anhelos lo expresaría así:

Palabras anheladas

Desmenuzar las palabras es tanto
como una disidencia del sentido,
vacuo detalle del verbo emitido,
farfullando con vocinglero espanto.

Detrás de las gentes hay un encanto
sin remilgos ni aspavientos emitido,
gran catalizador extrovertido,
con un brillo fundador del mejor canto.

La desidia es cruel, nunca lenitiva,
y mientras no se recupere el habla,
voz vacía y catatonia expresiva.

Su rugido perentorio, nos nubla
la exacta palabra resolutiva
capaz de dar sentido a la gran tabla.

Noticias relacionadas

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.

Cada día se suicidan diez personas en España

Carrera a favor de la prevención de las muertes por suicidio

Depredadores sexuales

Las mujeres siempre encontrarán en su camino felinos agazapados dispuestos a destruirlas en sus garras sedientas de sexo

Bélgica, condenada por vulnerar derechos humanos

A. Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris