Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   La vida desde dentro   -   Sección:   Opinión

Debutar en el Congreso

Santiago González
Redacción
miércoles, 2 de febrero de 2005, 23:25 h (CET)
Anunciaba usted en Andoain, lehendakari, que será un honor y un orgullo defender su plan y al pueblo vasco ante el Congreso de los Diputados y en expresión tan sencilla ya se observan dos imprecisiones notables. Una es la sinécdoque, ese vicio de lenguaje tan propio de ustedes consistente en tomar la parte -la comunidad nacionalista- por el todo, el pueblo vasco.

La otra es el «honor» y el «orgullo» que experimenta usted al acudir al Congreso de los Diputados, noble expresión de sus sentimientos, pero que resulta incompatible con una determinación que nos ha explicado dos veces a lo largo del mes pasado: «Mientras yo sea lehendakari la voluntad de los vascos no será nunca sustituida por la voluntad del PP y el PSOE». O sea que una mayoría del 52% en el Parlamento vasco, que incluye los tres votos de Batasuna, es para usted «la voluntad de los vascos» (y dale con la sinécdoque), mientras sus apoyos en el Congreso no pasan del 6%. La mayoría absoluta de los diputados vascos (y de las diputadas vascas, claro), van a votar contra su plan, no le digo más. Y todo eso no es para usted más que «la voluntad del PP y el PSOE».

Reclaman usted y su partido la legitimidad de la mayoría absoluta que respaldó su plan en el Parlamento vasco. Lo que le dio la mayoría absoluta al plan, lehendakari, fueron los tres votos, seguramente inesperados, de Batasuna, votos que en un alarde de optimismo navideño aceptaba usted en su mensaje de Nochevieja como si fueran los misterios gozosos del rosario: «No voy a ser yo quien ponga en duda la legitimidad de los apoyos recibidos».

¿Recuerda la declaración leída por el lehendakari Ardanza tras el asesinato de Miguel Angel Blanco?: «ETA sigue teniendo cómplices entre nosotros (...) Hoy queremos denunciarlos. Se llaman Herri Batasuna (...) No podremos actuar conjuntamente en la defensa de ninguna causa por legítima que ésta sea en sí misma, con quienes con su palabra de apoyo o su silencio cobarde se han hecho cómplices de tan abominable asesinato». ¿Recuerda sus propias palabras «nunca hemos gobernado ni gobernaremos, ni directa ni indirectamente, con quien no se comprometa a defender sus ideas exclusivamente a través de vías pacíficas y democráticas?»

Eran otros tiempos. Esos tres votos están, para usted y para todos, mucho más cerca de los misterios dolorosos. Después de la aprobación verbal y escrita de ETA a su plan, tan explícita en la lectura por Otegi de una carta de 'Josu Ternera' en el Parlamento vasco, han venido las clases prácticas: el coche bomba de Neguri y la mochila que estalló el domingo en un hotel de Denia. Esa mochila, lehendakari, es una metáfora de su mayoría absoluta. La lleva usted a las espaldas como una joroba, una deformación ética y estética. Escasamente funcional, por otra parte. Sólo sirve para que quienes se la han puesto se le suban a la chepa.

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris