Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Ser o no ser  

La momia de Lenin, todavía

Manuel Alcántara
Redacción
lunes, 31 de enero de 2005, 00:51 h (CET)
Dicen que la posteridad es una superposición de minorías. Hay muchas personas interesadas en ingresar en ese grupo, que cada vez irá siendo más numeroso a medida que vayan muriéndose los inmortales. Su residencia habitual son los diccionarios enciclopédicos, que engordan constantemente. ¿Cuánto dura la posteridad? No me refiero a la de Cervantes o a la de Shakespeare, que esos la tienen garantizada aunque sus nombres se hayan vuelto un fonema y ellos no disfruten nada de ella. Hago estas humildes reflexiones porque me acabo de enterar de algo que me trae absolutamente sin cuidado, pero que no deja de ser significativo: a la momia de Vladimir Lenin, que asiste con indiferencia a los acontecimientos mundiales desde 1924, le queda sólo un siglo de duración en buen uso, según los conservadores del museo.

Observó Quevedo que «también para el sepulcro hay muerte». ¿Cómo no va a haberla para las momias? Los taxidermistas egipcios eran geniales y además gastaban mucho en vendajes. Los que embalsamaron a Lenin se esmeraron con el líder de la Revolución Bolchevique, pero así y todo tiene los siglos contados. No hay que contar mucho: le queda uno, por mucho que se esfuercen los enfermeros que cuidan el cadáver. Lo malo es que cuando el muerto fallezca definitivamente se le dará un golpe durísimo al turismo. El Mausoleo, que es un enorme edificio de granito, rojo como es lógico, sigue siendo uno de los lugares de imprescindible visita de la capital rusa.

Cosas así deberían obligar a nuestros políticos a meditar sobre sus posibilidades de permanecer en la memoria de la gente que aún no ha nacido. Hacerles una estatua es la manera más segura de que haya candidatos a derribarla y ponerle su nombre a una plaza es el modo más eficaz para que, pasado algún tiempo, ese nombre sea sustituido por el de otro señor que postulaba todo lo contrario. El aquí y el ahora es lo único que importa. El aquí y el ahora mismo, que para luego es tarde. «Allegados son iguales» los taxidermistas y los muertos egregios.

Noticias relacionadas

Monumento al abuelo desconocido

Hemos visto abuelos que han sido el fiel guardián de sus nietos, horas y horas del día dedicadas a ellos, sin descanso ni pausa

120 años del arriado de la bandera española en La Habana

La ceremonia que simbolizó la renuncia de España sobre Cuba

Bersuit Vergarabat y el museo de grandes decepciones

Proyectos artísticos como Bersuit Vergarabat ayudan a transitar por este mundo aciago

Los taxistas, Ávalos (Fomento) y el control de los alquileres

“En el mejor de los casos, la consecuencia de fijar un precio máximo a un artículo determinado será provocar su escasez.” Henry Hazlitt

Foro de Davos y globalización

Es positivo que se reúnan muchos jefes de gobierno de todo el mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris