Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   A sangre fría   -   Sección:   Opinión

La alargada sombra de Wojtyla

Jesús Nieto Jurado

viernes, 16 de septiembre de 2005, 16:03 h (CET)
Quizá pueda parecer repetitivo en mis análisis, y es por esto que últimamente mis columnas tienen como objetivo principal de mis crí­ticas la Santa Iglesia Católica, pero únicamente hay que permanecer atento a la prensa para percatarse de la relevancia mediática de los crucifijos, que con envenenadas pastorales se revelan ante este Gobierno que le es incómodo.

El talante aconfesional del nuevo Gobierno, en absoluta sintonía con la Constitución, ha despertado las iras del Santo Padre, que observa cómo ha cambiado aquel paí­s que de recibirle con aires fascistoides y franquistas en Cuatro Vientos, se ha pervertido hasta el punto de ser tierra del libertinaje y del pecado, auspiciados tales desmanes por un pecaminoso Gobierno que favorece a homosexuales, asesina a tetrapléjicos y favorece el satánico condón.

Panorama nefasto de esta España del Concordato, reserva espiritual de Occidente, que se desvanece por los nuevos vientos de la globalización, y ante el que únicamente puede poner fi­n una Cruzada Pastoral de difamaciones a un Gobierno elegido democráticamente, mediante las soflamas entrecortadas pero contundentes de un Wojtyla que en sus delirios de grandeza anhela fervientemente rescatar de las garras del Ángel CaÃído socialista, a aquella nación de mÃísticos, ascéticos, San Ignacios y opusdeístas.

Las injerencias del Vaticano en la polí­tica interior de nuestro paí­s, y el libre posicionamiento ante el que los católicos atacan la sociedad laica suponen una amenaza a la estabilidad de la democracia, mucho mayor que los afanes independentistas de Ibarretxe o Carod, que sin embargo son auspiciados por aquella España (la de Pelayo, Fernando VII, Franco y Aznar) que impotente ante el cambio de los tiempos, se toma la bandera y la justicia por su mano, atentando contra el socialista josenatoniano, José Bono, o insultando de manera despiadada a Pilar Manjón, la "mater dolorosa" hispana.

El Vaticano, tomando atribuciones impropias de un Estado reconocido internacionalmente, se afana en emponzoñar la convivencia "aconfesional" de la nación, en un gesto inapropiado, que tratándose de otro Estado originaría un profundo conflicto diplomático, pero que aquí­ toleramos sin más, agachando la cabeza ante la regañina de Roma.

Qué triste España está que se cierne sobre nuestras cabezas y que olvidada en el tiempo parecí­a, esa de la Inquisición de Torquemada, de sambenitos y autos de fe, que creí­amos desaparecida y que amenaza con acritud este efímero y sutil espí­ritu republicano que subyugado ante sotanas y crucifijos parece condenado a desaparecer.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris